Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

F.1 Zoila Ugarte de Landivar, “Nuestro Ideal”, en La Mujer, Quito, 1905

:.

Zoila Ugarte de Landivar,[1] “Nuestro Ideal”, en La Mujer, Quito, 1905[2]

[Texto proporcionado por Gloria Campos]

:.

Al bautizar nuestro periódico con el nombre de “La Mujer”, manifestamos claramente que es a la bella mitad del género humano a quien lo dedicamos.

La mujer ¡Hay algo más noble de que ocuparse! Trabajaremos por ella, y para ella.

No pediremos nada que ataque los derechos ajenos; queremos solamente que se la coloque en su puesto ó más bien que se coloque allí, ella misma, por el perfeccionamiento de todas sus facultades.

No os escandalicéis, señores, no vamos á abogar por mujeres como Luisa Michel; nuestra campaña será prudente y razonada, queremos que tengáis en las mujeres colaboradoras inteligentes, compañeras amables, esposas e hijas seductoras, que os hagan la vida menos difícil.

La ignorancia no es garantía de felicidad, y aunque lo digan, no nos convenceremos jamás, de que la mujer instruida sea incapaz de virtudes domésticas: imposible nos parece, que quien tiene aptitudes para comprender lo abstracto, no pueda ejercer cualquier oficio de aquellos, que no requieren más talento que un poco de voluntad.

Las mujeres como los hombres poseemos un alma consciente, un cerebro pensador, fantasía creadora, mas o menos brillante.

 La experiencia diaria nos demuestra que ninguno de nuestros órganos, ni de nuestras facultades, han sido creados sin objeto ¿por qué hemos de dejar estas facultades en la inacción? Desentendernos del perfeccionamiento de la parte más bella de nuestro ser es algo como un crimen de lesa naturaleza, y así lo han entendido los legisladores que,  cerrando los oidos a la preocupación común, han dictado leyes favorables, al desarrollo de sus buenas cualidades.

Es demasiado cruel que los egoístas quieran hacer de la mujer un simple biberón humano y nada más humillante, que el destinarla al papel de hembra inconsciente.

¿La ignorancia femenina es contraproducente para el hombre? ¿de quien depende su bienestar desde que nace hasta que muere sino de La mujer? Al abrir los ojos a la luz, su primera mirada es para ella; al cerrarlos para siempre la Ultima imagen que se grava en su pupila es la de ella.

Que desolado estaría el mundo antes de que Eva lo animara con su presencia. Que triste seria la vida, si la mujer no la endulzara con sus consuelos.

¿A quien pertenece el niño? ¿Por qué no muere el valetudinario maldiciendo la existencia? ¿Quien restaña la sangre que se vierte en los campos de batalla?

¿Créis posible que este ser privilegiado se humane á verse convertido en cosa? No, la mujer pide su parte de felicidad en la vida así como tiene la suya de dolores; no se resigna á seguiros cojeando por la senda del progreso, quiere ir apoyada en vuestro brazo, orgullosa y satisfecha de que la consideréis como a vuestra igual.

Un hombre inteligente y de corazón bien puesto, no tiene satisfacción completa en la compañía de una mujer ignorante ó mala, y se puede ser mala por ignorancia.

¿Qué derecho tenemos para condenarla por sus faltas, si se le cierran las puertas del saber, si no se la educa, si se le quitan los medios para sostenerse sola?

El amor mismo, esa pasión avasalladora y divina, que por lo común impulsa a todo lo noble y bueno, será sacrificado alguna vez por ella, en aras de la conveniencia material; por que, sino por la costumbre secular de que sea el hombre el único llamado á cubrir todas sus necesidades?

¿Qué hará la que no se casa y carece de padres, parientes o amigos que la ayuden? ¿Podrá echársela en cara su vida azarosa tal vez?

Abridle campo para que luche por la existencia y la veréis abnegada, valiente, tenaz, ganar su propio pan ó el de sus hijos. Si la mujer es frívola, casi tiene derecho a serlo, ¿no es eso lo que se exige de ella?, ¿no se la vitupera si por acaso se atreve a pensar en algo serio?

¿Qué educación se la da? ¿Que senda se la señala? No esta obligada como las hetairas griegas a cultivar gracias físicas, para agradar al hombre? Este, por lo común, busca esas gracias pasajeras que marchita la vejez o las enfermedades: la pobre mujer lo sabe y hace de estas armas su poder, poder efímero, puesto que no se basa en cualidades del alma que son las únicas duraderas.

La belleza es flor de un día, que desaparece con la edad, la hermosura del alma tiene primavera perpetua.

La mujer toda abnegación, no se reserva nada para sí cuando se consagra al hombre; á éste le toca ayudarla, mejorar su condición, levantarla de la postración en que se halla, hacer obra redentora por la humanidad.

Sabed que es capaz del mismo perfeccionamiento que vosotros, y como esas plantas silvestres que el jardinero inteligente cultiva, haciéndoles producir flores bellísimas y perfumadas por medio de sus cuidados, retribuirá, con usura, las molestias que os toméis por ella.

Si ignorante, sabe seduciros y enloqueceros, la mujer instruida hablara a vuestro corazón, a vuestra alma, a vuestra inteligencia, y podréis llamarla sin desdoro vuestra compañera.

Las virtudes o vicios de la mujer han sido y son leyes para el hombre, tanto en la antiguedad como en nuestros días: Antonio se perdió por Cleopatra, Nelson cometió un crimen, por la más bella de las inglesas; Dante creó a Paolo y Francesca, enloquecido por un amor ideal y la inmortalidad coronó su frente.

Pericles, el sabio Pericles, que dio nombre a su siglo, fiel esclavo de Aspasia; Taso y Petrarca se coronaron de laureles, enamorados de mujeres bellísimas.

La mujer es el buen o mal genio del hombre; si vuestro ídolo puede ser de oro, ¿por qué tenerlo de barro?

Trabajemos por su engrandecimiento y vuestros serán los frutos.

Esta modesta revista que principia sin grandes pretensiones, tiene ese laudable fin; aspira a mejorar la condición del hombre, por medio de la mujer.

En sus columnas encontraréis siempre la honradez, la cultura y la delicadeza, que deben albergarse en corazones femeninos.


[1] Zoila Ugarte de Landívar encarna la vitalidad, el esfuerzo y los contratiempos que marcaron la vida y las obras de las primeras feministas latinoamericanas del siglo XX. Nació el 27 de junio de 1864, en Cantón Machala, Ecuador, tercera de nueve hermanos, y quedó huérfana en la infancia. Empezó a escribir en 1890, cuando envió sus primeros artículos a El Tesoro del Hogar, semanario de literatura, ciencias, artes y modas, fundado por la poetisa Lastenia Larriva de Llona. En 1893 contrajo matrimonio con el Capitán Julio Landívar Moran, natural de Cuenca, acantonado por esos meses en la plaza. Tuvieron un hijo, Jorge, periodista y militante del Partido Socialista Ecuatoriano. Después de un levantamiento popular, en 1895, el matrimonio Landívar Ugarte pasó a la capital, donde Zoila fortaleció su pasión literaria y empezó a expresar sus convicciones feministas y socialistas. En abril de 1905 fundó la primera revista feminista de Ecuador, La Mujer, publicación mensual donde se expresaron poetas, narradoras y primeras ideólogas del feminismo ecuatoriano, tales como Mercedes González de Moscoso, María Natalia Vaca, Josefa Veintemilla, Antonia Mosquera, Dolores Flor, Isabel Espinel. La Mujer ha pasado a la historia de la cultura ecuatoriana porque sirvió de tribuna de las ideas progresistas y democráticas de las mujeres que planteaban derechos y conquistas en el campo social y político.  En 1906, en el periódico El tipógrafo escribió: “La mujer tiene derecho a que se le de trabajo pues necesita vivir y no se vive ni se adquieren comodidades sin trabajar. La miseria reinante en Europa es uno de los motivos que con más fuerzas ha despertado el feminismo moderno. Las falanges de obreras que llenan las fábricas no han podido menos que comparar la diferencia de salarios señalados para los dos sexos por idéntico esfuerzo, por las mismas horas de trabajo”. Participó activamente en los levantamientos, “revoluciones”, progresistas de 1906, y se comprometió para siempre con el bando popular y reformista del ejército y el Partido Socialista. Se inscribió en Bellas Artes y estudió pintura y grabado, mientras seguía escribiendo para todos los periódicos del país. En enero de 1930, como presidenta fundadora del Centro Feminista Anticlerical de Quito, invitó a la “notable mexicana y atea” Belén de Sárraga a dictar dos charlas en la capital. La Iglesia lanzó una furibunda pastoral en su contra, se difundieron hojas sueltas y movilizaron a los fanáticos y beatas que, al grito de “Al Ejido”, pedían la incineración de ambas. El clero señaló como Hora Santa la misma en que Sárraga disertaría, para que el pueblo se reuniera en las iglesias a rezar. En 1934 se reunió con Victoria Vásconez Cuvi, María Angélica Idrovo y Rosaura Emelia Galarza y lograron publicar dos números de Alas, “revista dedicada a toda mujer de habla española”. Vivió activa políticamente y pobre durante los años del gobierno dictatorial de Federico Páez, quien, sin embargo, por presiones ciudadanas, tuvo que conferirle la Orden Nacional al Mérito en el grado de Oficial. Falleció en casa de su nieto, en Quito, a los 105 años de edad, el 16 de Noviembre de 1969.

[2] La Mujer, revista mensual de literatura y variedades, n.° 1, Quito, abril 15 de 1905, pp. 1-4.

:.

 

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 1:13 pm

A %d blogueros les gusta esto: