Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

C.5 Flora Tristán, “Por qué menciono a las mujeres”, 1844

:.

Flora Tristán,[1] “Por qué menciono a las mujeres”, 1844[2]

[Texto seleccionado y traducido por Madeleine Pérusse]

:.

Obreros, hermanos míos, ustedes para quienes trabajo con amor porque representan la parte más viva, más numerosa y más útil de la humanidad, y por ello encuentro mi propia satisfacción sirviendo su causa, les ruego encarecidamente leer este capítulo con la mayor atención, ya que es preciso que lo admitan, está en su propio interés material entender bien por qué siempre menciono a las mujeres designándolas como: obreras o todas.

Para aquel cuya inteligencia está iluminada por los rayos del amor divino, el amor de la humanidad, resulta fácil comprender la concatenación lógica de las relaciones que existen entre las causas y los efectos. Para él, toda la filosofía, toda la religión se resume a estas dos preguntas – la primera – ¿cómo se puede y se debe amar a Dios y servirlo para el bienestar universal de todos y todas en la humanidad? – La segunda – ¿cómo se puede y debe amar y tratar a la mujer para el bienestar universal de todos y todas en la humanidad? Estas dos preguntas así planteadas son, a mi parecer, la base sobre la cual debe descansar, con miras al orden natural, todo lo que ocurre en el mundo moral y el mundo material (uno deriva del otro).

No creo que éste sea el lugar para contestar estas dos preguntas. – Más tarde, si los obreros me manifiestan el deseo de que lo haga, muy gustosamente trataré con ellos metafísica y filosóficamente las cuestiones del orden más elevado. Pero por el momento basta  hacernos estas dos preguntas, tratándose de la declaración formal de un principio absoluto. Sin remontarnos directamente a las causas, limitémonos a examinar los efectos.

Hasta la fecha, la mujer no ha contado para nada en las sociedades humanas. – ¿Cual ha sido el resultado? – Que el sacerdote, el legislador, el filósofo la han tratado como una verdadera paria. La mujer (es la mitad de la humanidad) ha sido excluida de la iglesia, de la ley, de la sociedad.[3] Ella no tiene ninguna función en la iglesia, ninguna representación ante la ley, ninguna función en el Estado. – El sacerdote le ha dicho: Mujer, tú eres la tentación, el pecado, el mal; representas la carne, es decir la corrupción, la podredumbre.

– Llora por tu condición, echa cenizas en tu cabeza, enciérrate en un claustro y ahí, macera tu corazón, que está hecho para el amor, y tus entrañas de mujer, que están hechas para la maternidad, y cuando hayas mutilado así tu corazón y tu cuerpo – ofrécelos sangrientos y resecos a tu Dios para la remisión del pecado original cometido por tu madre Eva. Luego, el legislador le dijo: Mujer, por ti misma, no vales nada como miembro activo del cuerpo humanitario; no puedes esperar encontrar un lugar en el banquete social. Si quieres vivir, tienes que servir como anexo a tu señor y amo, el hombre. Entonces, muchacha, obedecerás a tu padre, casada obedecerás a tu esposo, viuda y anciana, ya no se te hará caso. Luego, el sabio filósofo le dijo: Mujer, ha sido comprobado por la ciencia que por tu organización, eres inferior al hombre.[4] – Ahora bien, no tienes inteligencia, ni entendimiento de los temas más elevados, no eres consecuente no tienes ninguna capacidad para las llamadas ciencias exactas, ninguna aptitud para el trabajo serio – en fin, eres un ser de cuerpo y mente débil, pusilánime, supersticioso; en una palabra, no eras más que una niña caprichosa, voluntaria, frívola; durante 10 o 15 años de tu vida, eres una dulce muñequita, aunque llena de vicios y defectos. – Por eso, Mujer, el hombre debe ser su amo y tener plena autoridad sobre ti.[5]

He aquí cómo, desde los seis mil años que el mundo existe, los sabios entre los sabios han juzgado tu raza mujer. Una condena tan terrible, repetida a lo largo de seis mil años, no podía más que impresionar a la multitud, ya que la sanción del tiempo tiene mucha autoridad sobre la multitud. Sin embargo, lo que nos puede dar la esperanza de poder apelar de este fallo es que de la misma manera, durante seis mil años, los sabios entre los sabios han emitido un juicio no menos terrible sobre otra raza de la humanidad: los PROLETARIOS. Antes del 89 ¿qué era un proletario en la sociedad francesa? Un villano, un patán, que se usaba como bestia de carga pechera y sujeta a prestación personal. – Luego llega la revolución y de repente los sabios entre los sabios proclaman que la plebe se llama pueblo, que los villanos y los patanes se llaman ciudadanos. Finalmente, en plena asamblea nacional proclaman los derechos del hombre.[6]

El proletario, por su parte, pobre obrero visto hasta entonces como un bruto, se sorprendió mucho al enterarse de que el olvido y el desprecio de sus derechos eran la causa de las desdichas del mundo. Se sorprendió mucho al enterarse de que iba a gozar de derechos civiles, políticos y sociales y que por fin iba a ser igual a su antiguo señor y amo. – Se sorprendió más aún cuando le dijeron que su cerebro era exactamente de la misma calidad que el del príncipe real hereditario. – ¡Qué cambio! Sin embargo, no tardamos en percatarnos que este segundo juicio emitido sobre la raza proletaria era mucho más exacto que el primero, ya que apenas se proclamó que los proletarios eran aptos para todo tipo de funciones civiles, militares y sociales, empezaron a salir de sus filas generales como Carlomagno, Enrique IV o Luís XVI nunca habían logrado reclutar en su orgullosa y brillante nobleza.[7]  Luego, como por arte de magia, de las filas del proletariado surgió una multitud de sabios, artistas, poetas, escritores, estadistas, financieros que le dieron a Francia un brillo que nunca había tenido. – Entonces, la gloria militar empezó a cubrirla como con una aureola; la enriquecieron los descubrimientos científicos, la embellecieron las artes, se dio una inmensa expansión de su comercio y en menos de 30 años la riqueza del país se triplicó. – La demostración por los hechos es terminante. – Asimismo, hoy en día todos reconocen que los hombres nacen indistintamente con facultades más o menos iguales, y que lo único que se debería hacer sería procurar el desarrollo de todas las facultades individuales con miras al bienestar general.

Lo que ocurrió con los proletarios es, hay que reconocerlo, de buen augurio para las mujeres cuando haya llegado su 89. – Según un cálculo muy sencillo, es evidente que la riqueza crecerá indefinidamente el día en que se llame a las mujeres (la mitad del género humano) a aportar a la actividad social con la suma de su inteligencia, fuerza y capacidad. – Esto es tan fácil de entender como que 2 es el doble de 1.  Pero, por desgracia, aún no hemos llegado allí, y mientras llegue este dichoso 89, veamos lo que ocurre en 1843.

Como la iglesia dijo que la mujer era pecado; el legislador, que por si misma no era nada, que no debía gozar de ningún derecho; el sabio filósofo, que por su organización no tenía inteligencia, se ha llegado a la conclusión de que era un pobre ser desheredado por Dios, y los hombres y la sociedad la han tratado en consecuencia.

No conozco nada más potente como la lógica forzada, inevitable, que deriva de un principio planteado o de la hipótesis que lo representa. – Una vez proclamada la inferioridad de la mujer y planteada como principio, vean las desastrosas consecuencias que resultan de ello para el bienestar universal de todos y todas en la humanidad.

Creyendo que la mujer, por su organización, carecía de fuerza, inteligencia, capacidad y era inepta para trabajos serios y útiles, se llegó muy lógicamente a la conclusión que era una pérdida de tiempo darle una educación racional, sólida, rigurosa, capaz de convertirla en un miembro útil de la sociedad. Así se la ha educado para ser una dulce muñequita y una esclava destinada a entretener y servir a su amo. A decir verdad, de vez en cuando, algunos hombres dotados de inteligencia, de sensibilidad, sufriendo por sus madres, sus mujeres, sus hijas, han clamado contra la barbarie y lo absurdo de semejante orden de cosas y protestado enérgicamente contra una condena tan inicua.[8] – En muchas ocasiones, la sociedad se ha conmovido por un momento, pero dejándose llevar por la lógica, respondió: ¡Bueno! Supongamos que las mujeres no son lo que tus sabios han creído; supongamos incluso que tengan una gran fortaleza moral y una gran inteligencia; entonces en este caso ¿de qué serviría desarrollar sus facultades, ya que no lograrían emplearlas útilmente en esta sociedad que las rechaza? – ¡Qué suplicio más atroz sentir en sí la fuerza y el poder de acción y verse condenado a la inacción!

Este razonamiento era de una verdad irrefragable. Entonces, todo el mundo repetía: ¡Es cierto! Las mujeres sufrirían demasiado si se desarrollaran las bellas facultades de las que Dios las ha dotado, si desde su infancia se las elevara de manera que entendiesen bien su dignidad de ser y tuviesen conciencia de su valor como miembros de la sociedad. Nunca jamás podrían soportar la condición envilecedora que la iglesia, la ley y los prejuicios les han impuesto. Más vale tratarlas como niñas y mantenerlas en la ignorancia acerca de sí mismas; así sufrirán menos.

Estén atentos y verán la tremenda perturbación que resulta únicamente de la aceptación de un falso principio.

Como no quiero salirme de mi tema, aunque ahora sería una buena ocasión de hablar en términos generales, entro a mi marco: la clase obrera.

En la vida de los obreros, la mujer lo es todo. Es su única providencia. Así dicen: Es la mujer que hace o deshace la casa. Y esto es la pura verdad: por eso se convirtió en proverbio. Sin embargo ¿qué educación, qué instrucción, qué dirección, qué desarrollo moral o físico recibe la mujer del pueblo? – Ninguno – De niña, queda a la merced de una madre y una abuela que tampoco han recibido educación. La una será, según su naturaleza, brutal y malvada, y la maltratará sin motivo; la otra será débil, despreocupada, y la dejará hacer su santa voluntad (Aquí como en todo lo que afirmo, hablo en términos generales; admito por supuesto que existen numerosas excepciones). La pobre niña se criará en medio de las más chocantes contradicciones, un día, irritada por los golpes y maltratos injustos, el día siguiente, ablandada, viciada por mimos no menos perniciosos.

En lugar de mandarla a la escuela,[9] se la mantendrá en la casa antes que a sus hermanos, ya que es más útil en el hogar, sea para mecer a los niños, hacer las compras, cuidar la sopa, etc. – A los 12 años, se la coloca de aprendiz. Ahí sigue siendo explotada por su ama y muchas veces tan maltratada como en la casa de sus padres.

No hay nada que agrie el carácter, que endurezca el corazón, que envilezca el espíritu tanto como el sufrimiento continuo que siente un niño a consecuencia de un trato injusto y brutal. – Primero, la injusticia nos lastima, nos aflige, nos desespera; luego, al prolongarse, nos irrita, nos exaspera, y pensando únicamente en la manera de vengarnos, terminamos siendo también duros, injustos, malvados. – Tal será la condición normal de la pobre muchacha a los 20 años. – Entonces, se casará, sin amor, sólo porque hay que casarse si una quiere sustraerse a la tiranía de sus padres. ¿Qué pasará entonces? Supongo que tendrá hijos; a su vez, será totalmente incapaz de criar bien a sus hijos e hijas; será con ellos tan brutal como su madre y su abuela lo han sido con ella.[10]

Mujeres de la clase obrera, les ruego que entiendan que al hablar aquí de su ignorancia e incapacidad de criar a sus hijos, no tengo la menor intención de formular acusación alguna contra ustedes y su naturaleza. No, es a la sociedad a la que acuso de mantenerlas incultas a ustedes, mujeres, ustedes madres, que tanto necesitarían ser instruidas y desarrolladas para que a su vez puedan instruir y desarrollar a los hombres y niños que están bajo sus cuidados.

Las mujeres del pueblo, en general, son brutales, malvadas, a veces duras. – Es cierto,  pero ¿de dónde viene este estado de cosas tan poco conforme con la naturaleza dulce, buena, sensible y generosa de la mujer?

¡Pobres obreras! ¡Tienen tantos motivos para irritarse! En primer lugar, el marido. – (Hay que reconocer que existen pocos hogares obreros felices). Teniendo el marido mayor instrucción, siendo el jefe por ley, y también por el dinero que trae al hogar,[11] se cree (y lo es de hecho) muy superior a la mujer, quien no aporta más que el pequeño sueldo de su jornada, y en la casa no es más que la más humilde sirvienta.

Resultado de ello es que el marido trata a su mujer, como mínimo con profundo desprecio. La pobre mujer, que se siente humillada en cada palabra, cada mirada que le dirige su marido, se rebela abierta o sordamente, según su carácter; de ahí surgen escenas violentas, dolorosas que terminan creando entre el amo y la sirvienta (incluso se puede decir la esclava, ya que la mujer es, por así decirlo,  la propiedad del marido) un estado constante de irritación.  – Este estado llega a ser tan penoso que el marido, en lugar de quedarse en casa a conversar con su mujer, se apresura a huir, y como no tiene ningún otro lugar adonde ir, se va a la taberna a tomar vino azul con otros maridos tan infelices como él con la esperanza de marearse.[12]

Este medio de entretenimiento agrava el mal. – La mujer que espera el pago del domingo para sustentar a toda su familia durante la semana se desespera al ver que su marido gasta la mayor parte en la taberna. Entonces su irritación llega al colmo y aumenta su brutalidad, su maldad. Hay que haber visto de cerca estos hogares obreros (sobre todo los malos) para hacerse una idea  de la infelicidad del marido y el sufrimiento de la mujer. De los reproches, de las injurias se pasa a los golpes y luego al llanto, al desaliento y a la desesperanza.[13]

Después de las agudas penas causadas por el marido, vienen las preñeces, las enfermedades, la falta de trabajo y la miseria, la miseria que siempre sigue allí plantada en la puerta cual cabeza de Medusa. – A todo ello se suma esa incesante irritación causada por sus cuatro o cinco hijos chillones, turbulentos, aburridos, que dan vueltas alrededor de su madre, en una pequeña habitación de obrero donde no hay espacio para moverse. Habría que ser un ángel  que bajó a la tierra para no irritarse, para no llegar a ser brutal y malvada estando en semejante posición. Sin embargo, en un hogar así ¿qué es de los niños? Sólo ven a su padre el sábado y el domingo. Este padre, siempre irritado o ebrio, sólo les habla con cólera y de él no reciben más que injurias y golpes; oyendo las continuas quejas de su madre hacia él, le tienen odio, desprecio. – En cuanto a su madre, la temen, le obedecen, pero no la quieren; ya que el hombre está hecho de tal manera que no puede amar a quienes lo maltratan. ¿Y no es ya una gran desdicha para un niño no poder amar a su madre? Si se siente triste ¿en el pecho de quién irá a llorar? Si por descuido, por impulso, comete algún error grave ¿a quién podrá confiarse? Al no tener ningún incentivo para estar cerca de su madre, el niño buscará todos los pretextos para alejarse de la casa materna. Es fácil hacerse de malas compañías, tanto para las muchachas como para los muchachos. Del callejeo se pasa al vagabundeo, y a menudo del vagabundeo al robo.

Entre las infelices que llenan los prostíbulos y los infelices que se lamentan en el presidio ¿cuántos pueden decir: “Si hubiéramos tenido una madre capaz de criarnos, seguramente no estaríamos aquí.”?

Repito, la mujer lo es todo en la vida del obrero: como madre, tiene influencia sobre él durante su infancia; de ella y únicamente de ella es que aprende las primeras nociones de esa ciencia tan importante de adquirir, la ciencia de la vida, la que nos enseña a vivir decentemente para nosotros mismos y para los destinos, según el medio en el que el destino nos ha colocado.[14] Como amante, tiene influencia sobre él durante su juventud, y ¡qué influencia más potente puede ejercer una bella y amada muchacha! Como esposa, tiene influencia sobre él durante las tres cuartas partes de su vida. – Finalmente, como hija, tiene influencia sobre él en su vejez. Ahora, la posición del obrero es totalmente distinta a la del ocioso.  – Si el hijo del rico tiene una madre incapaz de criarle, se lo mete en un internado o se le da una institutriz. – Si el joven rico no tiene amante, puede ocupar su corazón e imaginación en el estudio de las bellas artes o la ciencia. – Si el hombre rico no tiene esposa, no deja de encontrar distracciones en el mundo. – Si el anciano rico no tiene hija, encuentra a unos viejos amigos o jóvenes sobrinos que gustosamente aceptarán ir a jugar una partida de bostón, mientras que para el obrero, a quien le están vedados estos placeres, el único gozo, el único consuelo es la compañía de las mujeres de su familia, sus compañeras de infortunio.  Resulta de esta posición que sería de la más alta importancia para la mejora intelectual, moral y material de la clase obrera que las mujeres del pueblo pudiesen recibir desde su infancia una educación racional, sólida, que les permita desarrollar todas las buenas inclinaciones que hay en ellas, para que puedan llegar a ser obreras hábiles en su oficio, buenas madres de familia capaces de criar y guiar a sus hijos, y ser para ellos, como dice La Presse, repetidores naturales y gratuitas de las lecciones de la escuela, y para que puedan servir también de agentes moralizadores para los hombres sobre quienes tienen acción desde que nacen hasta que mueren.

¿Están empezando a entender ustedes, hombres, que arman un escándalo antes de querer preguntarse por qué yo reclamo derechos para la mujer? ¿Por qué quisiera que se la ponga en la sociedad en un pie de igualdad absoluta con el hombre y que goce de la misma en virtud del derecho legal que todo ser lleva naciendo?

Reclamo derechos para la mujer porque estoy convencida de que todas las desgracias de este mundo provienen de este olvido y desprecio que se ha hecho hasta ahora de los derechos naturales e imprescriptibles del ser mujer.  – Reclamo derechos para la mujer porque es la única manera para que se atienda su educación y porque de la educación de la mujer depende la del hombre en general y en particular la del hombre del pueblo. Reclamo derechos para la mujer porque es la única manera de lograr su rehabilitación ante la iglesia, ante la ley y ante la sociedad, y porque es necesaria esa rehabilitación previa para que los mismos obreros sean rehabilitados. – Todos los males de la clase obrera se resumen en estas dos palabras: Miseria e ignorancia, ignorancia y miseria.  – Ahora bien, para salir de ese dédalo no veo más que una sola manera: comenzar por instruir a las mujeres, porque las mujeres son encargadas de criar a los niños, machos y hembras.

Obreros, en el estado actual de las cosas, ustedes saben lo que está pasando en sus hogares. Usted, hombre, el amo que tiene derecho sobre la mujer ¿está viviendo con ella con el corazón contento? ¿Está feliz?

No, no. Es fácil ver que pese a su derecho, usted no está ni contento ni feliz.

Entre el amo y la esclava no puede haber más que el cansancio del peso de la cadena que los une el uno a la otra. – Ahí donde se hace sentir la ausencia de libertad, no podría existir la felicidad.

 Los hombres se quejan sin cesar del genio áspero, del carácter astuto y sordamente mezquino que manifiesta la mujer en casi todas sus relaciones – ¡Oh! yo tendría muy mala opinión de la raza mujer si en el estado de abyección en el que la ley y las costumbres la han colocado, las mujeres se sometiesen al yugo que pesa sobre ellas sin proferir ni un murmullo. – Gracias a Dios, no es así. Su protesta, y eso desde el inicio de los tiempos, siempre ha sido incesante. Pero desde la declaración de los derechos del hombre, acto solemne que proclamaba el olvido y el desprecio que los nuevos hombres hacían de ellas, su protesta ha adquirido carácter de energía y violencia, que comprueba que la exasperación de la esclava ya llegó al colmo.[15]

Obreros, ustedes que tienen sentido común y con quienes se puede razonar porque no tienen, como dice Fourier, la mente repleta de un montón de sistemas, ¿pueden suponer un instante que la mujer es igual al hombre en derechos? Entonces ¿que resultaría de ello?

1° Que desde el instante en que ya no habría que temer las consecuencias peligrosas que acarrea necesariamente, en el estado actual de su servidumbre, el desarrollo físico y moral de las facultades de la mujer, se la instruiría con mucho cuidado para sacar de su inteligencia y trabajo el mejor partido posible;  –  2° Que ustedes, hombres del pueblo, tendrían como madres a hábiles obreras, ganando buenos jornales, instruidas, bien educadas y muy capaces de instruirlos, de educarlos bien a todos ustedes, obreros, como se debe educar a hombres libres; – 3° Que tendrían como hermanas, como amantes, como esposas, como amigas a mujeres instruidas, bien educadas, cuyo trato cotidiano sería para ustedes de lo más grato; pues nada es más dulce, más suave para el corazón del hombre que la conversación de las mujeres cuando son instruidas, buenas y hablan con sentido y benevolencia.

Hemos dado una mirada rápida a lo que pasa actualmente en los hogares obreros; veamos ahora lo que pasaría en estos mismos hogares si la mujer tuviera igualdad con el hombre.

El marido, sabiendo que su mujer tiene derechos iguales a los suyos ya no la trataría con el desdén, el desprecio que se muestra a los inferiores; al contrario, la trataría con ese respeto, esa deferencia que se concede a los iguales. Entonces no más motivo de irritación para la mujer y, una vez destruida la causa de la irritación, la mujer ya no se mostrará brutal ni astuta ni áspera ni colérica ni exasperada ni mezquina. – Al no ser ya considerada en la casa como la sirvienta del marido sino como la socia, la amiga, la compañera del hombre, naturalmente se interesará por la asociación y hará todo lo posible para que fructifique el hogarcito. – Contando con conocimientos teóricos y prácticos, empleará toda su inteligencia para llevar su casa con orden, economía y entendimiento. – Instruida y conociendo la utilidad de la instrucción, pondrá toda su ambición en educar bien a sus hijos, los instruirá ella misma con amor, vigilará sus tareas escolares, los colocará de aprendiz con buenos patrones; en fin los dirigirá en todo con solicitud, ternura y discernimiento. – ¡Cuál será entonces la alegría de corazón, la seguridad de espíritu, la felicidad del alma del hombre, el obrero que posea una mujer así! – Al encontrar en su mujer inteligencia, sentido común, altas miras, podrá hablar con ella de temas serios, comunicarle sus proyectos y, junto con ella, trabajar en los medios para mejorar aún más su posición.  – Halagada por su confianza, ella lo ayudará en sus empresas y negocios, sea con sus buenos consejos o con su actividad – El obrero, al ser él mismo instruido y bien educado, se deleitará mucho instruyendo y desarrollando a sus jóvenes hijos. – Los obreros, en general, tienen muy buen corazón, les gustan mucho los niños. ¡Con qué valor se la pasará ese hombre trabajando toda la semana sabiendo que debe pasar el domingo en compañía de su mujer, que amará, de sus dos hijitas traviesas, cariñosas, juguetonas, de sus dos hijos ya instruidos y que pueden hablar con su padre de temas serios! ¡Con qué ardor trabajará ese padre para ganar algunos céntimos más que su sueldo regular, para poder regalar un bonito gorro a sus hijitas, y a sus hijos un libro, un grabado o cualquier otra cosa que les agrade! ¡Con cuántos arrebatos de alegría se recibirían estos regalos! Y ¡qué  felicidad para la madre ver ese amor recíproco entre el padre y los hijos! Queda claro que, cumpliéndose este supuesto, la vida matrimonial, la vida familial sería para el obrero de lo más deseable. – Estando bien en su casa, feliz y satisfecho en compañía de su buena madre, su joven mujer y sus hijos, no se le ocurriría dejar su casa para ir a divertirse en la taberna, lugar de perdición donde el obrero pierde su tiempo, su dinero, su salud y entorpece su inteligencia. – Con la mitad de lo que un borracho gasta en la taberna, una familia entera de obreros que vive unida podría, en verano, ir a almorzar al campo. La gente que sabe vivir sobriamente necesita tan poco. – Ahí los niños, respirando aire puro, estarán felices de correr con el padre y la madre, que se harán niños para entretenerlos; y en la noche, la familia, con el corazón contento, los miembros algo descansados del trabajo de la semana, regresará a su hogar muy satisfecha de su día.  –  En invierno, la familia irá al concierto. – Estas diversiones tienen una doble ventaja, instruyen a los niños entreteniéndolos. Durante un día en el campo, una noche en el teatro, cuántos temas de estudio puede encontrar una madre inteligente para instruir a sus hijos.

En las condiciones que acabo de esbozar, el hogar, en lugar de ser causa de ruina, sería al contrario causa de bienestar. ¿Quién no sabe cuánto el amor y la alegría del corazón triplica, cuadriplica las fuerzas del hombre? Lo hemos visto a través de algunos escasos ejemplos. Ha ocurrido que un obrero que adora a su familia y se propone educar a sus hijos haga, para lograr esta noble meta, el trabajo que tres hombres no casados no habrían podido hacer. Luego viene el tema de las privaciones. Los solteros gastan ampliamente, no se privan de nada. Qué importa, dicen, si después de todo, podemos tomar y vivir alegremente, ya que no tenemos a nadie que alimentar. Mientras que el hombre casado que ama a su familia encuentra satisfacción privándose y vive con una frugalidad ejemplar.

Obreros, este pequeño cuadro apenas esbozado de la posición de la que gozaría la clase proletaria si se le reconociera a la mujer la igualdad con el hombre debe darles materia para reflexionar sobre el mal que existe y el bien que podría ser. – Tiene que llevarles a tomar una gran determinación.

Obreros, ustedes no tienen el poder de abrogar las antiguas leyes y hacer otras nuevas – no, de eso no hay duda – pero tienen el poder de protestar contra la inequidad y lo absurdo de las leyes que estorban el progreso de la humanidad y les hacen sufrir a ustedes en particular. – Entonces pueden, incluso es un deber sagrado, protestar enérgicamente con pensamientos, con palabras y con escritos contra todas las leyes que les oprimen. – Ahora bien, procuren entender bien lo siguiente: – La ley que esclaviza a las mujeres y las priva de instrucción les oprime a ustedes, hombres proletarios.

Para educarlo, instruirlo y enseñarle la ciencia del mundo, el hijo del rico tiene ayas, maestras sabias, directoras hábiles y, finalmente, bellas marquesas, mujeres elegantes, inteligentes, cuyas funciones en la alta sociedad consisten en educar a los niños bien que salen del colegio. – Es una función muy útil para esos señores de la alta nobleza. – Esas damas les enseñan a tener cortesía, tacto, finura, soltura mental, buenos modales; en una palabra, hacen de ellos hombres que saben vivir, hombres como Dios manda. – Por poco que un muchacho tenga capacidad, si tiene la dicha de estar bajo la protección de una de esas amables mujeres, tiene la fortuna asegurada. – A los treinta y cinco años, seguro será embajador o ministro. – Mientras ustedes, pobres obreros, para educarlos, instruirlos, tan sólo cuentan con su madre; para hacer de ustedes hombres que sepan vivir, sólo cuentan con las mujeres de su clase, sus compañeras de ignorancia y miseria.[16]

Por lo tanto, no es en nombre de la superioridad de la mujer (de lo que seguro me van a acusar) que les digo que reclamen derechos para la mujer: no realmente. – En primer lugar, antes de discutir sobre su superioridad, es preciso que se reconozca su individuo social. – Me apoyo en una base más sólida. –  Es en nombre del interés de ustedes, hombres; es en nombre del mejoramiento de ustedes, hombres; finalmente, es en nombre del bienestar universal de todos y todas que les invito a reclamar derechos para la mujer, y mientras tanto, reconocérselos, cuando menos en principio. 

Pues bien, a ustedes, obreros, que son las víctimas de la desigualdad de hecho, a ustedes corresponde establecer por fin en la tierra el reino de la justicia y la igualdad absoluta entre la mujer y el hombre.

Den un gran ejemplo al mundo, ejemplo que demostrará a sus opresores que ustedes quieren triunfar por el derecho, y no por la fuerza brutal; ustedes, sin embargo, 7, 10, 15 millones de proletarios que podrían emplear esa fuerza brutal.

Mientras reclaman la justicia para ustedes, demuestren que ustedes son justos, equitativos; proclamen ustedes, hombres fuertes, hombres de brazos desnudos, que reconocen a la mujer como a su igual, y que por esta razón, le reconocen un derecho igual a los beneficios de la UNIÓN UNIVERSAL DE LOS OBREROS Y OBRERAS.

Obreros, quizás dentro de tres o cuatro años, ustedes tengan su primer palacio propio, listo para recibir 600 ancianos y 600 niños. – Pues bien, proclamen a través de sus estatutos, que se convertirán en SU CARTA, proclamen los derechos de la mujer a la igualdad. Que quede escrito en SU CARTA que se admitirá en los palacios de la UNION OBRERA para que reciban educación intelectual y profesional un número igual de MUCHACHAS y MUCHACHOS.

Obreros, en el 91, sus padres proclamaron la inmortal declaración de los DERECHOS DEL HOMBRE, y es gracias a esta declaración solemne que ustedes son hoy hombres libres e iguales en derecho ante la ley. – Honor a sus padres por esta gran obra. – Pero, proletarios,  les queda a ustedes, hombres de 1843, una obra no menos importante que realizar. – A  su vez, emancipen a las últimas esclavas que aún quedan en la sociedad francesa; proclamen los DERECHOS DE LA MUJER, y en los mismos términos en los que sus padres proclamaron los suyos, digan:

“Nosotros, proletarios franceses, después de cincuenta y tres años de experiencia, reconocemos estar debidamente informados y convencidos de que el olvido y el desprecio que se ha hecho de los derechos naturales de la mujer son las únicas causas de las desgracias del mundo, y hemos resuelto exponer en una declaración solemne inscrita en nuestra carta sus derechos sagrados e inalienables. Queremos que las mujeres sean informadas de nuestra carta para que ya no se dejen oprimir y envilecer por la tiranía del hombre, y que los hombres respeten en las mujeres, sus madres, la libertad y la igualdad de la que ellos mismos gozan.

1º Debiendo ser la finalidad de la sociedad la felicidad común del hombre y la mujer, LA UNIÓN OBRERA garantiza al hombre y a la mujer el goce de sus derechos de obreros y obreras.

2º Dichos derechos son: la igualdad de admisión en los PALACIOS DE LA UNIÓN OBRERA, sea como niños, heridos o ancianos.

3º Para nosotros, siendo la mujer la igual del hombre, queda claro que las muchachas recibirán, aunque de forma distinta, una instrucción tan racional, tan sólida, tan extensa en ciencia moral y profesional que los muchachos.

4º En cuanto a los heridos y ancianos, el trato en todo será el mismo para las mujeres y los hombres.

Obreros, pueden estar seguros de que si tiene la suficiente equidad y justicia como para inscribir en su Carta las pocas líneas que acabo de bosquejar, esta declaración de los derechos de la mujer pasará a ser costumbre; de costumbre se convertirá en ley y antes que pasen veinticinco años, encabezará el libro de leyes que regirá la sociedad francesa la siguiente inscripción – IGUALDAD ABSOLUTA del hombre y la mujer.

Entonces, hermanos, y sólo entonces quedará CONSTITUIDA la UNIDAD HUMANA.

Hijos del 89, he aquí la obra que les han legado sus padres.


[1] Flora Tristán es la más importante feminista socialista de primera generación, siendo su pensamiento equiparable al de Olimpia de Gouges y Mary Woolstonecraft en el ámbito del feminismo liberal. Francesa peruana, nacida el 7 de abril de 1803 de Marino Tristán y Moscoso, coronel peruano de la armada española,  y de la francesa Anne Laisney. Durante los primeros años de su vida, Flora creció en un hogar concurrido por visitas del nivel de Simón Bolívar y su maestro Simón Rodríguez. La muerte de su padre cuando Flora sólo tenía 4 años sume a la familia en la pobreza. El estado francés revolucionario no reconoce a la viuda ni a los hijos, negándoles cualquier pensión o derecho. Por este motivo, Flora comienza a trabajar como obrera en un taller de litografía. A los 17 años, se casa con el propietario de ésta, André Chazal, con quien tiene tres hijos, una de ellos, Aline, será la madre del pintor Paul Gauguin. Decepcionada del matrimonio, decide no utilizar nunca más un corsé (que constriñe el cuerpo de las mujeres como la moral constriñe sus ideas) y va a trabajar como criada de una familia inglesa. Se inicia entonces una lucha legal por el divorcio y la custodia de los hijos, que dura 12 años. Sus amargas vivencias despiertan en ella un pensamiento y una actitud revolucionaria que la convierte en la precursora de la corriente socialista del movimiento feminista. Viaja por varios países donde realiza trabajos de toda clase, es en este momento cuando toma conciencia de su condición de “paria”.  En 1833 se embarca con sus hijos para el Perú con el fin de reclamar la herencia de su padre que le corresponde (solamente consigue de su tío una pensión mensual); en el país andino, asiste a la guerra civil y se percata de la gran diferencia y discriminación existente entre sus distintas clases socio-raciales. Flora entonces se convierte en defensora declarada de los derechos y libertades de las mestizas, de la clase obrera y de la mujer. Las persecuciones de su marido continúan, hasta el punto que en septiembre de 1838 éste le dispara, dejándola mal herida. Finalmente Chazal es condenado y ella consigue liberarse de él. A raíz de un viaje a Londres, donde Flora consigue penetrar en la cámara de los lores disfrazada de hombre, y donde entra en contacto con los obreros que malviven en una sociedad que les da la espalda, decide dedicar sus esfuerzos a la política obrera: antes de empezar a gestarse las ideas de Marx y Engels, Flora ya afirmaba que los obreros y las obreras deben permanecer unidos por encima de las diferencias nacionales porque los estados son fuerzas burguesas. En 1844 fallece víctima del tifus con solo 41 años, dejando plasmadas sus ideas y sus vivencias en una obra prolífica, donde destacan Peregrinaciones de una paria (1833), Paseos en Paris, A los obreros y las obreras (1843), Por qué menciono a las mujeres (1843), Los obreros de las fábricas  (1840), Mujeres públicas (1840),  Las mujeres inglesas (1840). Igualmente se ha publicado Selección de Cartas, una recopilación de cartas del Libertador Simón Bolívar. Fue una ardiente defensora del derecho de las mujeres al divorcio y escribió muchos artículos acerca de este tema.

[2] Flora Tristán, « Le Pourquoi je mentionne les femmes », Chapitre III, L’Union Ouvrière, Deuxième édition, Paris, Chez tous les libraires, 1844, p. 43-71.

[3] Aristóteles, menos tierno que Platón, hacía sin resolverla esta pregunta: ¿Tienen un alma las mujeres? Pregunta que el Concilio de Macon se dignó en zanjar a su favor con una mayoría de tres votos (La Phalange, 21 de agosto de 1842). Así, con tres votos menos se reconocía que la mujer pertenecía al reino de las bestias brutas, y por lo tanto el hombre, el amo, el señor ¡se habría visto obligado a convivir con la bestia bruta! ¡Este pensamiento es estremecedor y paraliza de horror ! Además, como son las cosas, debe ser profundamente doloroso para los sabios entre los sabios pensar que descienden de la raza mujer.  – Porque si están realmente convencidos que la mujer es tan estúpida como lo pretenden, qué vergüenza para ellos el haber sido concebidos en los costados de semejante criatura, chupado su leche y dependido de ella durante una gran parte de su vida.  Pero es muy probable que si estos sabios hubiesen podido excluir a la mujer de la naturaleza, como la excluyeron de la iglesia, de la ley y de la sociedad, se habrían ahorrado la vergüenza de descender de una mujer. Pero, por fortuna, por encima de la sabiduría de los sabios está la ley de Dios.

Todos los profetas, con la excepción de Jesús, han tratado a la mujer con una inequidad, un desprecio y una dureza inexplicables. Moisés hace decir a su Dios :

“16. A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces, con dolor darás a luz los hijos y tu deseo será para tu marido y él se enseñoreará de ti.” (Genesis, Cap. III)

El autor del Eclesiastés había llevado el orgullo del sexo hasta decir: Más vale un hombre vicioso que una mujer virtuosa.

Mahoma dice en nombre de su Dios:

“Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Dios ha dado a los hombres sobre las mujeres y de los bienes que gastan en ellas. ¡Amonesten a aquéllas de quienes tengan temor que puedan rebelárseles, déjenlas solas en el lecho, y péguenles! Si les obedecen, no se metan más con ellas.” (Corán, cap. IV, 38.)

Las Leyes de Manu dicen :

“Durante la infancia, una mujer debe depender de su padre; durante su juventud, depende de su marido, si ha muerto su marido, de sus hijos; si no tiene hijos, de los próximos parientes de su marido o en su defecto de los de su padre; si no tiene parientes paternos, del soberano. Una mujer no debe nunca gobernarse a su antojo.”

He aquí lo más curioso: “Debe estar siempre de buen humor.”

215. La mujer no puede comparecer en juicio sin licencia de su marido, aunque tuviera negocio propio y no común, o estuviera separada de bienes.

37. Los testigos que intervengan en las actas del estado civil sólo podrán ser de sexo masculino (Código civil)

Uno (el hombre) debe ser activo y fuerte, el otro (la mujer) pasivo y débil. (Jean-Jacques Rousseau, Emilio)

Esta fórmula se encuentra reproducida en el código:

213. El marido debe protección a su mujer, la mujer obediencia a su marido.

[4] La mayoría de los sabios, ya sean naturalistas, médicos o filósofos han llegado a la conclusión más o menos explícita de que la mujer era intelectualmente inferior.

[5] La mujer fue creada para el hombre (San Pablo).

[6] “El pueblo francés, convencido de que el olvido y el desprecio de los derechos naturales del hombre son las  únicas causas de los problemas del mundo, ha resuelto exponer, en una declaración solemne, sus derechos sagrados e inalienables, a fin de que todos los ciudadanos, pudiendo comparar en todo momento los actos del gobierno con la finalidad de toda institución social, no se dejen jamás oprimir y envilecer por la tiranía; a fin de que el pueblo tenga siempre ante sus ojos las bases de su libertad y de su felicidad; el magistrado la regla de sus deberes; el legislador el objeto de su misión.

En consecuencia, proclama, en presencia del ser supremo, la siguiente declaración de los derechos del hombre y del ciudadano:

La finalidad de la sociedad es el bienestar común. El gobierno es instituido para garantizar al hombre la vigencia de sus derechos naturales e imprescriptibles.

Estos derechos son la igualdad, la libertad, la seguridad, la propiedad.

Todos los hombres son iguales por naturaleza y ante la ley.

La ley es la expresión libre y solemne de la voluntad general. (Convención Nacional, 27 de junio de 1793).

[7] Todos los famosos generales del Imperio provenían de la clase obrera. Antes del 89, sólo los nobles eran oficiales.

[8] He aquí, entre otras cosas, lo que dice Fourier:

“He encontrado en el curso de mis investigaciones sobre el régimen societario mucho más raciocinio entre las mujeres que entre los hombres, ya que ellas me han dado en muchas ocasiones ideas nuevas que me han valido soluciones a problemas muy imprevistos. En muchas ocasiones, he debido a mujeres de la llamada clase espontánea (mente que capta rápidamente y devuelve sus ideas con exactitud, sin intermediario) valiosas soluciones a problemas que me habían torturado la mente. Los hombres nunca me han brindado una ayuda de este tipo.

¿Por qué no se encuentra en ellos esta aptitud para las ideas nuevas, exentas de prejuicios? Es que ellos tienen la mente esclavizada, encadenada por las prevenciones filosóficas que se les ha imbuido en las escuelas. Salen de ellas atiborrados de principios contrarios a la naturaleza y ya no pueden considerar con independencia una idea nueva. Por poco que discuerde con Platón y Séneca, se sublevan y anatomizan a aquel que se atreve a contradecir al divino Platón, al divino Catón, al divino Ratón.” (La Falsa industria, p. 256).

[9] Me enteré, por una persona que tomó los exámenes para llevar una casa cuna que, por órdenes de arriba, los maestros de este tipo de escuela debían dedicarse a desarrollar la inteligencia de los niños más que la de las niñas. En general, todos los maestros de escuelas de pueblo actúan de la misma manera con los niños que educan. Muchos me han confesado que se les ordenaba que así hicieran. Es esto otra consecuencia lógica de la posición desigual que el hombre y la mujer tienen en la sociedad. Al respecto, existe un dicho proverbial: “¡Oh! Para una mujer, sabe más de lo suficiente”.

[10] Las mujeres del pueblo son muy tiernas con los niños pequeños hasta que llegan a los dos o tres años de edad. – Por su instinto de mujer, entienden que el niño, durante sus primeros dos años, requiere de una atención continua. – Pero después de esta edad, los brutalizan (salvo excepciones).

[11]  Es de notar que en todos los oficios ejercidos por los hombres, el jornal que se paga a la obrera es la mitad del que recibe el obrero o, si trabaja a destajo, cobra la mitad menos. Al no poder imaginar una injusticia tan flagrante, el primer pensamiento que nos asalta es éste – Por sus fuerzas musculares, el hombre realiza sin duda el doble del trabajo de la mujer. Pues bien, lectores, ocurre justamente lo contrario. En todos los oficios que requieren destreza y agilidad en los dedos, las mujeres realizan casi el doble del trabajo de los hombres. Por ejemplo, en la imprenta, para componer (cometen muchos errores, pero se debe a su falta de instrucción); en las hilanderías de algodón, hilo o seda, para atar los hilos; en una palabra, en todos los oficios que requieren de cierta ligereza en las manos, las mujeres se destacan. – Un impresor me dijo un día con una ingenuidad de lo más característica – “Les pagamos la mitad, es muy justo ya que ellas van más rápido que los hombres; ganarían demasiado si les pagáramos lo mismo.” – Sí, se les paga no por el trabajo que realizan, sino por los pocos gastos que hacen, a consecuencia de las privaciones que se imponen. – Obreros, ustedes no han vislumbrado las consecuencias desastrosas que acarrearía para ustedes semejante injusticia cometida en detrimento de sus madres, sus hermanas, sus mujeres, sus hijas. – ¿Qué es lo que ocurrió? Que los industriales, viendo que las mujeres trabajan más rápido y a mitad de precio, despiden cada día a los obreros de sus fábricas para sustituirlos con obreras. También, el hombre se cruza de brazos y se muere de hambre en la calle. Así han actuado los jefes de las fábricas en Inglaterra. – Una vez que se toma esta vía, se despide a las mujeres para sustituirlas con niños de doce años. – ¡Ahorrándose la mitad del sueldo! Al final, sólo interesan los niños de siete u ocho años. – Dejen pasar una injusticia, pueden estar seguros de que generará miles más.

[12] ¿Por qué los obreros van a la taberna? – Por egoísmo, las clases altas, las que gobiernan, se han quedado completamente ciegas. – No entienden que su fortuna,  su felicidad, su seguridad dependen del mejoramiento material de la clase obrera. Abandonan al obrero en la miseria, la ignorancia, pensando, según reza la antigua máxima, que mientras más bruto sea el pueblo, más fácil es amordazarlo. Esto valía antes de la declaración de los derechos del hombre; desde entonces, es cometer un craso anacronismo, una falta grave. Además, habría que ser al menos consecuente: si se cree que es buena y sabia política dejar la clase pobre en el estado de brutos, entonces ¿por qué censurar sin cesar sus vicios? – Los ricos acusan a los obreros de perezosos, libertinos, borrachos; y para sustentar sus acusaciones, exclaman: “Si los obreros son miserables, es sólo por su culpa. – Vayan a las barreras, entren a las tabernas, las encontrarán repletas de obreros que están tomando y perdiendo el tiempo.” Yo creo que si los obreros, en lugar de ir a la taberna, se reunieran entre siete (número que permiten las leyes de septiembre) en una habitación para allí instruirse juntos sobre sus derechos y  pensar en los medios que se han de emplear para hacerlos valer legalmente, los ricos estarían más descontentos que al ver tabernas repletas.

En el actual estado de cosas, la taberna es el TEMPLO del obrero; es el único lugar adonde pueda ir. No cree en la iglesia, no entiende nada del teatro. He aquí porque las tabernas siempre están llenas. – En París, las tres cuartas partes de los obreros ni siquiera tienen domicilio, duermen en dormitorios comunes; y aquellos que conviven se alojan en desvanes donde falta espacio y aire, por lo cual se ven obligados a salir si quieren ejercer sus miembros y reavivar sus pulmones. – No quieren instruir al pueblo, le prohíben que se reúna, por temor de que se instruya a si mismo, que hable de política o de doctrinas sociales, no quieren que lea, que escriba, que emplee el pensamiento, por temor de que se rebele. Pero ¿qué quieren que hagan? Si le prohíben toda actividad mental, es obvio que el único recurso que le queda es la taberna.  ¡Pobres obreros! Agobiados por miserias, por penas de toda índole, ya sea en su hogar o en la casa del dueño, o bien porque los trabajos repugnantes y forzados a los que se les condena les irritan tanto el sistema nervioso que a veces se vuelven como locos; en este estado, para escapar del sufrimiento, no tienen más refugio que la taberna. Por eso van ahí a tomar vino azul, ¡medicina execrable! pero que tiene la virtud de marear.

Ante semejantes hechos, se encuentra en el mundo gente llamada virtuosa, llamada religiosa, que cómodamente instalada en sus casas, toma con cada comida y en abundancia un buen vino de Burdeos, un vino añejo de Chablis o un excelente champán – y ¡esta  gente lanza largas peroratas morales contra la borrachera, el libertinaje y los excesos de la clase obrera!

En el transcurso de los estudios que he realizado sobre los obreros (desde hace diez años que me dedico a ellos), nunca he visto a borrachos, ni a verdaderos libertinos entre los obreros que tienen hogares felices y viven con cierto desahogo. – Mientras que entre aquellos que tienen hogares infelices y viven hundidos en la miseria extrema, conocí a unos borrachos incorregibles.

La taberna, por lo tanto, no es la causa del mal, sino simplemente el efecto. – La causa del mal radica únicamente en la ignorancia, la miseria, el embrutecimiento que aflige a la clase obrera. Instruyan al pueblo y dentro de veinte años, los vendedores de vino azul que tienen tabernas por las barreras cerrarán el negocio por falta de consumidores.

En Inglaterra, donde la clase obrera es mucho más ignorante e infeliz que en Francia, los obreros y las obreras llevan este vicio de la borrachera hasta la demencia (Vean lo que dice Eug. Buret al respecto).

[13]  En apoyo de lo que afirmo aquí con relación a la brutalidad de las mujeres del pueblo y la excelencia de su naturaleza, citaré un hecho que ocurrió en Burdeos en 1827, durante mi estadía en esta ciudad.

Entre las vendedoras de verduras que tienen su negocio al aire libre en la plaza del mercado, había una que todas las criadas temían por lo insolente, lo malvada y lo brutal que era. El marido de esa mujer era  basurero y recogía la basura en las calles de la ciudad. – Una noche, regresa a casa y la sopa no estaba lista. – Estalla una pelea entre el marido y la mujer. De las injurias el hombre quiere pasar a los golpes y le da una bofetada a su mujer. – Ella, que se encontraba cortando las verduras de la sopa con un gran cuchillo de cocina, exasperada por la cólera, se abalanzó sobre su marido con el cuchillo en mano y le atravesó el corazón. Éste cayó muerto en el acto. La mujer fue llevada a la cárcel.

Al ver a su marido muerto, esta mujer tan brutal, tan mala sintió tanto dolor, tanto arrepentimiento que, a pesar de su crimen, inspiró a todos no sólo compasión, sino también respeto.  – Fue fácil establecer que el marido la había provocado, que el asesinato se había cometido en un momento de cólera, sin premeditación alguna. – Era tal su dolor que se temía por su vida, y como amamantaba a un niño de cuatro meses, el juez de instrucción, pensando calmarla, le dijo que se podía tranquilizar, que sería absuelta. Pero para sorpresa de todos los presentes, al oír estas palabras, la mujer exclamó: “¡Yo, absuelta! Pero Señor Juez, ¿qué está diciendo? Si se absolviera a una miserable como yo, ya no habría justicia en la tierra.” Se recurrió a todos los razonamientos para darle a entender que no era una criminal, ya que no había tenido el pensamiento de cometer un asesinato. – “¿Pero qué importa el pensamiento?”, repetía, “si hay en mi una brutalidad que me lleva ora a lisiar a mis hijos ora a matar a mi marido. ¿No seré un ser peligroso, incapaz de vivir dentro de la sociedad?” Al final, cuando fue absuelta, esta mujer, bruta, sin la menor educación, tomó una resolución digna de los hombres más fuertes de la República romana. – Declaró que quería hacerse justicia a sí misma y que se iba a dejar morir de hambre. ¡Y con cuánta fuerza, cuanta nobleza ejecutó esta terrible sentencia de muerte por si misma! Su madre, su familia, sus siete hijos le suplicaron llorando que consintiera a vivir por ellos. – Entregó su niño de pecho a su madre, diciendo: “Enseñe a mis hijos que pueden felicitarse por haber perdido a semejante madre, ya que en un momento de brutalidad, podría matarlos como he matado a su padre.” Los jueces, los sacerdotes, las mujeres del mercado y muchas personas fueron a verla para rogarla en su favor. Ella fue inconmovible. Entonces, se intentó por otro medio, poniendo en su habitación pasteles, frutas, productos lácteos, carnes, y hasta aves asadas que se le llevaba bien caliente, para que el olor la incitara a comer. “Todo lo que hacen es inútil,” repetía la mujer con mucha sangre fría y dignidad, “una mujer que es tan brutal como para matar al padre de sus siete hijos debe morir, y moriré.” Sufrió atroces torturas sin quejarse y al séptimo día falleció.

[14] La Phalange del 11 de septiembre de 1842 dice lo siguiente acerca del artículo muy relevante de La Presse:

La Presse ha tomado la sabia decisión de dejar de lado las vanas querellas en torno a la pequeña sesión, al carácter de los votos de la encuesta y la ley de regencia, a la conversión del Sr. Thiers, y se pone a estudiar las cuestiones que se someterán a las diputaciones. Hoy en día muchos niños aún siguen sin tener instrucción y 4,196 comunas no tienen escuela.  Para quitar todo pretexto a los padres, para triunfar sobre la despreocupación y la mala voluntad de algunos ayuntamientos, el publicista de La Presse se propone suprimir la retribución mensual pagada por los alumnos y que el establecimiento y mantenimiento de todas las escuelas dejen de correr a cargo de las comunas, y estén inscritas desde ahora en el presupuesto del Estado. Siempre hemos dicho que la sociedad debe asegurar educación a todos sus miembros, y es del todo deplorable que el gobierno de un país ilustrado no atienda él mismo, y de rigor, a que la infancia esté rodeada de todos los cuidados necesarios para su desarrollo. Citamos el final del artículo de La Presse. Las reflexiones de este periódico acerca de la instrucción de las mujeres son justas y lo honran. Hemos, en todo momento, protestado contra este odioso y estúpido abandono de un sexo entero, del que se hacía culpable nuestra sociedad llamada civilizada y realmente bárbara en muchos aspectos.

“Junto a esta importante reforma, está otra, quizá más urgente, que las diputaciones también deben recomendar a la administración y a las cámaras; estamos hablando de la organización de las escuelas primarias para las niñas. ¿Acaso no es extraño que un país como Francia, qui considera estar a la cabeza de la civilización, que busca comprobarlo esparciendo en todas las clases de ciudadanos las luces de la instrucción, que abre por todos lados escuelas par los niños y escuelas para sus maestros, se olvide tan completamente de instruir a las mujeres, los primeros maestros de la infancia? Este olvido no sólo es una injusticia, sino una imprudencia, una falta. ¿Qué resulta en efecto de la ignorancia de la mayoría de las madres de familia? Que, a los cinco años, cuando sus hijos llegan a la escuela, llevan una multitud de malas disposiciones, creencias absurdas, ideas falsas que han recibido desde pequeño, y al maestro le cuesta más hacer que se olviden de ellas, destruirlas en su mente, que enseñarles a leer. Entonces, a fin de cuentas, cuesta más tiempo y más dinero consumar una injusticia y tener malos alumnos que dar instrucción a las mujeres y, a la vez, hacer de ellas obreras más hábiles, amas de casa más útiles y repetidores naturales y gratuitas de las lecciones de la escuela.”

[15] Lean La Gazette des Tribunaux. Es ahí, ante los hechos, donde se debe estudiar el estado de exasperación que hoy en día manifiestan las mujeres.

[16] Acabo de demostrar que la ignorancia de las mujeres del pueblo trae las más funestas consecuencias.  Afirmo que es imposible la emancipación de los obreros mientras las mujeres permanezcan en este estado de embrutecimiento – Éstas detienen todo progreso. – En algunas ocasiones, he sido testigo de escenas violentas entre marido y mujer. – Muchas veces he sido víctima recibiendo las más groseras injurias. – Esas pobres criaturas, sin ver más allá de sus narices, como se dice, se enfurecían con el marido, y conmigo, porque el obrero perdía algunas horas de su tiempo dedicándose a ideas políticas o sociales. “¿Qué necesidad tienes de meterte en cosas que no son asunto tuyo?” gritaban, “piensa en ganar algo para comer y deja que el mundo siga su curso.”

Es cruel decirlo pero conozco a pobres obreros, hombres de corazón, inteligencia y buena voluntad, que no desean otra cosa que dedicar su domingo y sus pequeños ahorros al servicio de la causa, y que, para tener tranquilidad en la casa, ocultan a su mujer y a su madre que me vienen a ver o me escriben. Esas mismas mujeres me execran, hablan horrores de mi, y, si no fuera por el temor a la cárcel, quizá se propasarían hasta el extremo de llegar a mi casa a insultarme y golpearme, porque cometo el gran crimen, según dicen ellas, de meter en la cabeza de sus hombres ideas que los obligan a leer, escribir, hablar entre ellos, tantas cosas inútiles que hacen perder el tiempo. – ¡Es deplorable! – Sin embargo, he conocido a algunas que son capaces de entender las cuestiones sociales y muestran dedicación.

:.

Flora-tristán-y-libros

 

:.

 

 

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 11:50 am

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. […] vía C.5 Flora Tristán, “Por qué menciono a las mujeres”, 1844. […]

  2. […] C.5 Flora Tristán, “Por qué menciono a las mujeres”, 1844. […]


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: