Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

I.12 Ana Magdalena, “Una nueva profesión para la juventud femenina que desea triunfar, Prepárese desde pequeña para ser Miss Venezuela, Miss pantaleta, Mi Culo, Miss Mundo, miss galaxia, miss intergalaxia, miss infinito… MISS CULIVERSO”, Una Mujer Cualquiera, Boletín Lunático del Grupo La Conjura, n. 4, Caracas, octubre de 1979

:.

Ana Magdalena, “Una nueva profesión para la juventud femenina que desea triunfar, Prepárese desde pequeña para ser Miss Venezuela, Miss pantaleta, Mi Culo, Miss Mundo, miss galaxia, miss intergalaxia, miss infinito… MISS CULIVERSO”, Una Mujer Cualquiera, Boletín Lunático del Grupo La Conjura, n. 4, Caracas, octubre de 1979

[Texto proporcionado por Alba Carosio]

:.

Claro, para qué tanto protestar sobre los concursos de belleza, más bien las mujeres deberíamos estar agradecidas de que se nos haya dado esta oportunidad, desde hace tantos años, para salir del olvido; a cambio de figura, cuerpo, tetas, medias, muslos, pestañas y sonrisas; entrar sin mucho trabajo, sudor, ni lágrimas, ni coco, al mundo mágico de los viajes, relaciones, modelaje, cine y ¿por qué no? esperar casarse con un soñado industrial, príncipe azul de estos tiempos, candidatos ideales para salir de abajo.

Pero, qué más se puede esperar, en el mundo de la banalidad a quién le interesa desaprovechar tal oportunidad, en especial si se es una mujer con tantas cualidades físicas (químicas no cuentan), para hacer babear a cuanto viejo verde libidinoso que anda por allí; en fin, allá nosotras, pobres feministas: viejas, feas, frustradas, solteronas, lesbianas, locas, etc., que no queremos aspirar nunca a tener ese cetro adorado entre las manos y reinar sobre tanta fauna macha imbécil.

Hay que reconocer el valor a estos concursos, sinceramente, por ejemplo ¿de qué vale que un pueblo se esté desangrando en una lucha, si lo que está en juego es ganar ese cetro mundial que vale más que mil pueblos combatiendo por su libertad? Eso lo debe haber pensado muy bien la Miss NICARAGUA, que se presentó al concurso en plena guerra en su país. Y nuestra miss ya convertida en miss culiverso, no se queda atrás, pide ayuda a la comunidad internacional a favor de los niños a su paso por Santiago, y abraza y besa al gorilón del sur, sabiendo que ese buen corazón, junto con el bonachón de al lado son los culpables de la desaparición de niños desde hace tantos años, arrebatados a sus padres en las cárceles y sin que se conozcan sus paraderos. Verdaderamente que nos hacen un favor las misis cuando se declaran no feministas, ¡faltaba más!

Ser miss culiverso, tetimundo, cuquizuela, etc., son conquistas tan transcendentales para la mujer, que bien pueden opacar en un diario, el mismo día en que la única graduada Summa Cum Laude en la última graduación del IVIC fue una mujer ¡qué importancia tiene eso!, verdaderamente, las mujeres no pueden figurar,  sino así: ideas cortas y pelo largo, como lo quiso Schopenhauer. ¡VIVAN LOS CONCURSOS DE TORPEZA!, lo único que nos queda es pedir concursos de torpeza masculinos, donde en vez de hembras apetitosas para deleite de babosos, se nos presentan a las mujeres, machotes bien buenotes para que nos masturbemos visualmente. Es lo menos que podemos aspirar en esta idiota sociedad masculina.

Ana Magdalena

:.

Anuncios

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 8:03 pm

A %d blogueros les gusta esto: