Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

I.5 “Editorial”, Las mujeres, n. 1, Bogotá, junio de 1977

:.

“Editorial”,[1] Las mujeres, n. 1, Bogotá, junio de 1977

:.

El grupo de mujeres, bajo cuya responsabilidad aparece este primer número del periódico “LAS MUJERES”, consideró indispensable sacar una publicación, que pretendemos regular, cuyos objetivos básicos serán luchar porque las mujeres como sector oprimido de la sociedad colombiana, comprendan las raíces sociales de su opresión, las formas que esta opresión toma, se organicen y luchen por objetivos que puedan mejorar su situación actual y por aquellos otros que les garantice su plena liberación como ser social.

La opresión de la mujer es inmemorial, el capitalismo no la crea, sólo la hereda y la adapta a las necesidades del poder dominante. El ser patriarcal es una forma de opresión que le es común a la sociedad burguesa con otras sociedades. Los simbólicos “derechos del hombre” sobre las que se establece la hegemonía burguesa ni siquiera cobijan a las mujeres y Olimpe de Gouges fue llevada al patíbulo por su “declaración sobre los derechos femeninos”. Por esto afirmamos que, en la sociedad capitalista, moral y de cultura simultáneamente al ejercicio del poder de la burguesía se ejerce el poder del hombre sobre la mujer, reglamentado a través de instituciones tales como la familia. Independiente de la clase a que pertenezca la mujer, es oprimida por el varón y, no obstante ser un problema es, en este momento, independiente, aun, de la militancia política; el burgués y el proletario, el militante de izquierda y de derecha, el intelectual y el simple oprimen a la mujer, se unifican todos como varones, en el ejercicio de esta función de opresores! No rechazamos al hombre como sujeto, rechazamos la función de opresores que les toca cumplir en esta relación hombre/mujer, así como rechazamos nuestra función de oprimidas.

La cultura patriarcal ha teorizado en todos sus aspectos la inferioridad de la mujer hasta hacerla aparecer como natural, vinculada necesariamente a nuestro sexo, especialmente a nuestra función de reproductoras. Nosotras decimos, la opresión de la mujer es social y por lo tanto histórica y creemos que su necesidad se explica por los lazos que la unen y han unido al poder político y económico dominante.

Nuestra lucha es una lucha que se realiza a nivel de la moral y la cultura, de cuya transformación depende, en buena medida, la posibilidad de construir una sociedad nueva, por lo tanto es política.


[1] Éste como los siguientes tres textos del feminismo organizado desde una perspectiva socialista por grupos colombianos de finales de la década de 1970, han sido recopilados del DVD que acompaña el libro de María Cristina Suaza Vargas, Soñé que soñaba. Una crónica del Movimiento Feminista en Colombia de 1975 a 1982, JM Limitada, Bogotá, 2008.

:.

Anuncios

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 7:38 pm

A %d blogueros les gusta esto: