Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

F.29 Hipatia Cárdenas de Bustamante, “La mujer y la política”, 1944

:.

Hipatia Cárdenas de Bustamante,[1] “La mujer y la política”,[2] 1944

[Texto rescatado y proporcionado por Maricruz Bustillo]
:.

 

 

Para poder ocuparme libremente de este tema necesariamente tengo que explicar algo sobre mi persona. Hija de un ilustre hombre público me es absolutamente imposible evadirme de una inclinación decidida hacia  la política y, en  general, a todo lo que se relacione con la vida material e intelectual de mi  Patria.  Esto, no obstante, jamás se me ocurrió, ni como vago sueño, aspirar a puestos altos ni mucho menos disputar a los omnipotentes los grandes sueldos, su única ambición. Educada en un ambiente de pobreza y democracia bien entendida, me ciño a la máxima de que al que nada ambiciona todo le sobra. Y, sobre todo, tengo a mi cargo un magisterio inmensamente noble y de grandes responsabilidades, cuya finalidad será el triunfo de mi vida: la educación de mis hijos.

Y, ahora, descartada de interés personal, entremos en materia: ¿Por qué no puede la mujer ocuparse en la política? La política no es lo que la juzgan nuestros hombres, o más bien dicho, lo que de ella han hecho los hombres que se creen políticos, una cosa áspera y dura, miserable y grosera, un maridaje de traiciones y ambiciones, cuyo fruto es el medro de los más audaces y más cínicos.

La política es el engrandecimiento de la Patria, no sólo materialmente, sino moralmente; es la conjunción de todos los ciudadanos con alteza de miras y nobleza de conciencia,  puestos al servicio de ella para mantenerla en alto.  Política es el arte de saber gobernar. ¿Si prácticamente ella gobierna desde que tiene uso de razón?  La mujer no sólo por afición debe ocuparse en política: debe hacerlo como un deber, para poder preparar a sus hijos a que sean buenos servidores de su Patria en cualquier terreno que les toque actuar. Así no veríamos a esos entes que se llaman políticos, que en realidad no entienden de política,  llegar a apoderarse del  Poder, creerse jefes de tal o cual partido y arrastrar al país a todas las vergüenzas y todos los oprobios. Si la mujer se ocupara en la política, no aconteciera el fenómeno de que salte un quisque el rato menos pensado y se crea el salvador del país, no siendo sino un mentecato, porque ella estuviera lista a hacerle entrar en razón y en vereda. Ahora, ¿por qué no puede la mujer ocupar un puesto en la administración del país? ¿No hay mujeres como Rosa Borja de Icaza, suficientemente preparadas? Ella, con su talento, instrucción y la finura intuitiva de la mujer haría con seguridad una labor infinitamente superior a la de muchos hombres que van a los ministerios sin saber ni entender de nada. Y,  por último señores míos, hay que conformarse con la evolución de los tiempos y dejarse de las nimiedades de antaño. La mujer está capacitada y preparada para competir con vuestras  mercedes. Y no me vengan con Marañón y tal o cual, pues Marañón zurra la badana a hombres y  mujeres. Hay que leerle con atención y no volverse como las beatas en los sermones, que  cada vez que truena el predicador contra la maldad humana, nada se aplican a ellas sino a las del día, como llaman a la gente moza. No creo que todas las mujeres estén preparadas para esos puestos, como los hombres tampoco; pero sí las hay y muy buenas desde luego; ellas sabrán cómo se las arreglan para hacer frente a la grosería y la avilantez que a cada paso les saldrían al encuentro. De lo que sí tenemos que convencernos es de que no está reñida la política ni la administración con los deberes de las mujeres en el hogar: ellas se alcanzan para todo y cumplen con sus deberes mejor o más a conciencia que el hombre.

Bien, el tiempo nos dirá si tenemos razón o no. Y si nos salen con lanza y escudo, en un próximo artículo nos ocuparemos de la política y la religión.

 


[1] Hipatia Cárdenas de Bustamante (Quito 1889-1972), conocida como poetisa por sus composiciones de índole familiar e intimista – “Mis Hijos”, “Oración Maternal”, “Cuadernos Campestres”-, en 1927 empuñó su pluma como un ariete del feminismo ecuatoriano. Desde 1928, atacó a quienes afirmaban que la mujer no estaba suficientemente preparada y su campaña fue de tanta importancia que en 1929 la Asamblea Nacional Constituyente reconoció el derecho al voto de la mujer. No fue nombrada Consejera de Estado, porque surgieron voces de protesta alegando que “la mujer” estaba demasiado influida por el clero, lo que rechazó arguyendo las deficiencias de los hombres como única causante de su atraso intelectual, en un memorable artículo titulado “El voto femenino”. El 14 de Abril de 1931 formó el “Grupo América” y  desde entonces trabajó por la revista del Grupo, que se edita todavía. A fines de 1932, presidió la primera Asamblea Nacional de Periodistas. De entonces son sus artículos “La Mujer y la Política”, “La Mujer y la Paz”, “Frente al Mar”, “Las Tiranías de América”. En “La Mujer y su derecho a votar”, publicado en octubre, siguió la tendencia favorable a extender el voto a la mujer analfabeta. De 1935 a 1938, se sucedieron varias dictaduras militares en Ecuador, años duros y grises, de mucha represión. De preguntarle su esposo: ¿Tenemos los ecuatorianos verdadero espíritu democrático?, le surgió la idea de averiguar entre 109 diferentes personalidades del país qué opinaban acerca de la democracia y las dictaduras. En plena dictadura de Enríquez Gallo, la encuesta resultó un éxito y publicó, en mayo de 1939, Qué debe hacer el Ecuador para librarse de las dictaduras. En 1941, durante la invasión peruana, enrostró al Nuncio Apostólico en Lima. En 1942 fue designada miembro de la Liga Internacional Americana Pro Paz y Justicia. En 1944 publicó una colección de sus artículos de prensa bajo el titulo de Oro, azul y grana con el subtitulo de Estampas sobre la problemática política y social de la época.

[2] Hipatia Cárdenas de Bustamante, Rojo, Azul y Grana, Ed. Artes Gráficas, Quito, 1944, pp. 28-30.

:.

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 2:44 pm

A %d blogueros les gusta esto: