Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

F.22 Visitación Padilla, Colaboración Femenina en la Defensa Nacional, Tegucigalpa, 23 de marzo de 1924

:.

Visitación Padilla,[1] Colaboración Femenina en la Defensa Nacional, Tegucigalpa, 23 de marzo de 1924[2]

[Documento proporcionado por Pável Uranga]

:.

COLABORACIÓN FEMENINA EN LA DEFENSA NACIONAL

Me siento orgullosa porque mis compañeras han atendido con fineza la excitativa que en esta hoja patriótica se le ha dirigido. Hay un número considerable de firmas de señoras y señoritas al pie de la protesta que el País ha comenzado a patentizar por su soberanía manifiestamente lesionada.

Se conoce que la mujer hondureña sabe lo que es patria y si estamos algunas indiferentes es porque no hemos recibido la educación cívica que la mujer necesita. He ahí que no es extraño que la mujer hable de política sin saber lo que dice –como nos decía un amigo; y en otros, hasta se muestren ardientes por el candidato tal o cual, expresándose con la mayor frialdad acerca de un combate sangriento donde se devoran mutuamente nuestros mismos hermanos. No tanto los hombres como las mujeres debemos tener un concepto distinto de patriotismo.

Patriotismo es indignarse ante un atentado a la dignidad nacional como el que estamos sufriendo ante una tropa de extranjeros que ha entrado al país sin permiso del gobierno. Y esta clase de patriotismo es el que ha enardecido en estos momentos el corazón de muchas mujeres, hasta hacerlas derramar lágrimas verdaderamente sinceras por semejante desgracia. Una me dijo: comprendo lo que pasa porque yo vengo de Nicaragua.

¡Loor a ellas! Las mujeres tenemos derecho a sentir esta indignación. No es abandonar el hogar inscribirse a una lista tan noble. Una mujer de los EE.UU. de Norteamérica se divorciaría inmediatamente de un traidor de la patria. Usted sabe bien esto, señor Ministro de los EE.UU. de Norteamérica, don Franklin E. Morales.

Centroamericanas hondureñas: no seamos como las hebreas del desierto que dieron sus joyas para fundir el becerro de oro y adorarlo. Seamos como las hebreas de la Tierra Prometida despojándonos de nuestras joyas para sacrificar en el templo del Dios Único: LA LIBERTAD.

Visitación Padilla

Tegucigalpa, 23 de marzo de 1924


[1] Visitación Padilla fue la feminista, pacifista y antimperialista más destacada de Honduras. Nació en 1882 en Ojo de Agua, Talanga, y murió en Comayagüela en 1960. Entre sus múltiples actividades en defensa del territorio nacional y del derecho de las mujeres a la ciudadanía, fue maestra, fundadora de jardines de niños, catedrática de escuelas normales, escritora, periodista; autora de Azucenas, Del mundo a Cristo, Pasatiempos e Historias de la educación pública hondureña. Colaboró en el periódico El Nacional y fundó la Sociedad Cultural Femenina Hondureña. Estableció la primera escuela para adultos y trabajó por la formación de gremios y sindicatos obreros. Dirigió la revista El Mentor Hondureño en 1913, y la Revista Antialcohólica Regeneración y Prosperidad. Por iniciativa de Visitación Padilla, la Sociedad Cultural Femenina se afilió a la Federación Obrera Hondureña y también promovió la creación de la Liga Antialcohólica de Mujeres. En el ámbito político e intelectual asumió posiciones patrióticas y en pro de la defensa de la soberanía nacional, al lado de Froylán Turcios. En 1924 repudió la presencia de los marinos norteamericanos que habían ocupado Tegucigalpa con ocasión de la guerra civil de ese año. Posteriormente luchó contra la dictadura de Carías. En recuerdo de su actividad feminista, en Honduras se ha fundado el Comité de Mujeres por la Paz Visitación Padilla.

[2] Citado por extenso en: Froylán Turcios, Boletín de la Defensa Nacional, Guaymuras, Tegucigalpa, 1980, p.17. Biblioteca Central, Colección Honduras, M96102, B41.5, B680,CH.

:.

 

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 2:25 pm

A %d blogueros les gusta esto: