Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

F.19 Gabriela Mistral, “Introducción a estas lecturas para mujeres”, en Lecturas para Mujeres, Secretaría de Educación, Departamento Editorial, México, 1923

:.

Gabriela Mistral, “Introducción a estas lecturas para mujeres”, en Lecturas para Mujeres, Secretaría de Educación, Departamento Editorial, México, 1923 [1]

:.

I. Palabras de la extranjera. Recibí hace meses de la Secretaría de Educación de México el encargo de recopilar un libro de “Lecturas escolares”. Comprendí que un texto corresponde hacerlo a los maestros nacionales y no a una extranjera, y he recopilado esta obra sólo para la escuela mexicana que lleva mi nombre. Me siento dentro de ella con pequeños derechos y tengo, además, el deber de dejarle un recuerdo tangible de mis clases.

He hecho no un texto escolar propiamente dicho, un libro graduado para cierta sección; se trata, primero, de un colegio casi industrial, en el que la enseñanza del idioma es sólo un detalle, y luego, la heterogeneidad de las edades de las alumnas –quince a treinta años- sugiere la heterogeneidad de los trozos.

Por otra parte, mis alumnas no cursarán humanidades en otro establecimiento: quedarán pues, sin conocer las páginas hermosas de nuestra literatura. Bueno es darles en esta obra una mínima parte de la cultura artística que no recibirán completa y que una mujer debe poseer. Es muy femenino el amor de la gracia cultivado a través de la literatura.

Mi pequeño trabajo no pretende competir con los textos nacionales, por cierto: tiene dos defectos lógicos de la labor hecha por un viajero. He procurado compenetrarme de la sensibilidad y el pensamiento mexicanos; no he podido conseguirlo en unos cuantos meses, naturalmente. Un libro de esta índole, es, a mi juicio, labor de cinco años y necesita mucha tranquilidad de espíritu y un profundo conocimiento del ambiente. Es este el ensayo de un trabajo que realizaré algún día en mi país, destinado a las mujeres de América. Las siento mi familia espiritual: escribo para ellas tal vez sin la suficiente preparación, pero con mucho amor.

II. Lecturas femeninas. He observado en varios países que un mismo “Libro de lectura” se destina ahombres y a mujeres en la enseñanza primaria y en la industria: Es extraño son muy diferentes los asuntos que interesan a niños y niñas. Siempre se sacrifica en la elección de trozos la parte destinada a las mujeres, y así ella no encuentra en su texto los motivos que deben formar a la madre. Y sea profesionista, obrera, campesina o simple dama, su única razón de ser sobre el mundo es la maternidad, la material y la espiritual juntas o la última, en las mujeres que no tenemos hijos.

Mi libro no tiene de original sino esta sección: “Hogar” para la que he espigado en unas cuenta sobras, todas aquellas páginas que exaltan la maternidad o el amor filial y que hacen sentir, hecho nobleza, el ambiente de la casa, Desearía que se realizara en mi raza lo que llama en un noble verso Eduardo Marquina “elevar lo doméstico a dominio”. Y también a belleza; debemos ennoblecer con ésta todas las cosas que queremos sean amadas.

Tal vez en parte no pequeña hayan contribuido los “libros de lectura” sin índole femenina a esa especie de empañamiento del espíritu de la familia que se va observando en las nuevas generaciones.

La participación cada día más intensa de las mujeres en las profesiones liberales y en las industriales, trae una ventaja: su independencia económica, un bien indiscutible; pero trae también cierto desasimiento del hogar y sobre todo una pérdida lenta del sentido de la maternidad.

En la mujer antigua este sentido fue más hondo y más vivo y por ello los mejores tipos de mi sexo yo los hallo en el pasado. Me parecen más austeros que los de hoy, más leales a los fines verdaderos de la vida: creo que no deben pasar. Para mí son los eternos.

El descenso, imperceptible pero efectivo, que se realiza desde ellos hasta nosotros, me parece un triste trueque de firmes diamantes por piedrecitas pintadas, de virtudes máximas por éxitos mundanos: diría más: una traición a la raza, la cual socavamos en sus cimientos. Puede haber alguna exageración en mi juicio: pero los que saben mirar a los intereses eternos por sobre la maraña de los inmediatos, verán que hay algo de esto en la “mujer nueva”.

Siendo lo que anoto una de mis inquietudes espirituales más vivas por la juventud femenina de mi América, me ha sido alegría el que la escuela que lleva mi nombre sea una Escuela-Hogar. Ha sido también faena gozosa reunirle estas “Lecturas” en las cuales la primera sección, hecha con más cariño que ninguna, está destinada a robustecer ese espíritu de familia, ennoblecedor de la vida entera y que ha vuelto grandes a los pueblos mejores de la Tierra: al inglés, por ejemplo.

No son muy numerosos los capítulos de esta índole que ofrece la literatura. Ella ha sido generosa para la mujer en el aspecto que llamaríamos galante y extrañamente mezquina para la madre y aún para el niño Y si pasamos de la literatura general a la española la pobreza se hace miseria.

Yo desearía que, en arte como en todo, pudiésemos bastarnos de materiales propios, nos sustentásemos como quien dice con sangre de nuestras mismas venas. Pero la indigencia que nos hace vestirnos con telas extranjeras, nos hace también nutrirnos espiritualmente con el sentimiento de las sobras de arte extrañas. Así, yo he debido acudir a buenas o medianas traducciones de autores extranjeros para poder completar la sección mencionada. Vendrán días de mayor nobleza en que iremos cubiertos de lo magnífico que a la vez sea lo propio, así en las ropas como en el alma.

Ya es tiempo de iniciar entre nosotros la formación de una literatura femenina seria. A las excelentes maestras que empieza a tener nuestra América, corresponde ir creando la literatura del hogar, no aquella de sensiblería y de belleza inferior que algunos tienen por tal, sino una gran literatura con sentido humano profundo. La han hecho hasta hoy, aunque parezca absurdo, sólo los hombres: Un Ruskin en Inglaterra, un Tagore en la India, para no citar más. (Anotemos en descargo de las mujeres dos nobles nombres: el de Ada Negri, en Italia y el de Selma Lagerloff, en Suecia.)

La llamada literatura educativa que suele circular entre nosotros, lo es solamente de intención. No educa nunca lo inferior. Necesitamos páginas de arte verdadero, en las que, como en la pintura holandesa de interiores, lo cotidiano se levante hasta un plano de belleza.

III. Motivos humanos. Pero en un libro de “Lecturas para Mujeres”. No todo debía ser comentarios caseros y canciones de cuna. Se cae también en error cuando, por especializar la educación de la joven, se la empequeñece, eliminado de ella los grandes asuntos humanos, aquellos que le tocan tanto como al hombre: la justicia social, el trabajo, la naturaleza.

He visto casos de deformaciones por esta limitación. A la mujer antigua, hay que reconocerlo, le faltó cierta riqueza espiritual, por causa del unilateralismo de sus ideales que sólo fueron domésticos. Conocía y sentía menos que la mujer de hoy en el universo, y de las artes elegía sólo las menudas; pasó superficialmente sobre las verdaderas: la música, la pintura, la literatura. Todo el campo de su sensibilidad fue el amor, y no hay que olvidar que esta es la sensibilidad algo más que un atributo que hace a las actrices y a las literatas; es la fuente de donde manan la caridad encendida y los más anchos resplandores del espíritu. Guardémonos bien, pues, en ésta y en otras cosas, de especializar empobreciendo y restando profundidad ala vida.

Por estas consideraciones, he puesto en mis “lecturas” esa sección copiosa de “Motivos espirituales”.

IV. Sección México y América Latina. Domina todavía en algunos textos escolares de lenguaje, el criterio de tratar los asuntos geográficos, históricos o de ciencias naturales, en erudito, se entresaca este material de los manuales de esa índole. Me parece una invasión que hace el lenguaje en las otras asignaturas y un utilitarismo que deforma el manual de lengua materna.

Es lógico pensar trozos de historia, por ser ésta el ramo educador por excelencia y buscar la descripción geográfica, pero con criterio de belleza. La producción histórica de México y de mi país es muy rica; mas la mayoría de sus páginas no son adecuadas a la índole de una obra para enseñanza del lenguaje.

Según este concepto, yo he preferido a las firmas ilustres de González Obregón y de Toribio Medina, la de los divulgadores amenos de nuestra historia, como Rodó, Montalvo y Martí. Son escasas las páginas de esta índole en la literatura nuestra: las tienen los norteamericanos en Irving y en muchos otros; Francia, en Lamartine y Michelet: entre nosotros los investigadores de la historia son más que los comentaristas amenos y ágiles.

Quiero decir lo que pienso sobre la formación del amor patrio en la mujer. Algo he observado en mis años de enseñanza escolar.

Para mí la forma del patriotismo femenino es la maternidad perfecta. La educación más patriótica que se da a la mujer es, por tanto, la que acentúa el sentido de la familia.

El patriotismo femenino es más sentimental que intelectual, y está formado, antes que las descripciones de batallas y los relatos heroicos, de las costumbres, que la mujer crea y dirige en cierta forma: de la emoción del paisaje nativo, cuya visión, afable o recia, ha ido cuajando en su alma la suavidad o la fortaleza.

Según este concepto, en la sección “México” del presente libro, dominan las descripciones de ambientes y de panoramas. No se ha olvidado, sin embargo, la biografía heroica.

Van en esta serie algunas prosas mías, no por vanidoso deseo de arrebatar el comentario al escritor mexicano. Son trozos descriptivos, unos, en los cuales he querido dejar a las alumnas de mi escuela las emociones que me ha dado su paisaje, y otros, el elogio de sus gentes que, hecho por extranjero, no dicen sino su ternura admirativa.

El número de trozos de índole mexicana es equiparable al que contienen los textos de “lecturas nacionales”. Al seleccionar el material correspondiente a nuestra América, me he encontrado con una pobreza semejante a aquella a que aludí sobre temas de hogar.

El poeta y el prosista descriptivos, en los cuales se encuentre, derramando en verdad y en belleza, nuestro paisaje americano, son muy pocos. Hay dos grandes nombres que se repiten aquí página tras página por esta razón: el magnífico Chocano y el sutil Lugones.

Otra forma de patriotismo que nos falta cultivar es esta de ir pintando con filial ternura, sierra a sierra y río a río, la tierra de milagro sobre la cual caminamos.

Nuestra poesía descriptiva no es siempre bélica y grandilocuente; nuestra prosa descriptiva no es siempre atípica. Vendrán también los poetas que como Paul Fort, digan: desde los barrios humildes de nuestras ciudades hasta el color radioso de nuestros frutos. Hoy por hoy sólo en Chocano ha sido alabada la América con su piña y su maíz, sus maderas y sus metales. En él está el trópico, listado como el tigre de colores espléndidos, y su ojo es el que mejor ha recogido nuestro paisaje heroico.

He procurado que el libro en general lleve muchas firmas hispanoamericanas. No están todas la valiosas, sin embargo, porque no se trata de una antología. La índole hispanoamericanista de mis “Lecturas” no es cosa sugerida a última hora por el hecho de servir a un gobierno de estos países. Hace muchos años que la sombra de Bolívar ha alcanzado a mi corazón con su doctrina Ridiculizada ésta, deformada por el sarcasmo en muchas partes, no siendo todavía conciencia nacional en ningún país nuestro, yo la amo así, como anhelo de unos pocos y desdén u olvido de los otros. Esta vez como siempre estoy con los menos.

V. Índole de las lecturas. Tres cualidades he buscado en los trozos elegidos: primero, intención moral y a veces social; segundo belleza; tercero, amenidad. En aquellos que son fragmentos, se procuró que contuvieran cierta síntesis del asunto.

Sin intención moral, con las lecturas escolares de los maestros formamos sólo retóricos dilettantis; creamos ocios para las academias y los ateneos, pero no formamos lo que nuestra América necesita con una urgencia que a veces llega a parecerme trágica: generaciones con sentido moral, ciudadanos y mujeres puros y vigorosos e individuos en los cuales la cultura se haga militante, al vivificarse con la acción: se vuelva servicio.

Respecto de lo segundo, la belleza de los trozos, pienso que revela desprecio hacia las jóvenes la calidad inferior en la lectura que suele ofrecérseles. Se estima que basta con darles doctrina, aunque ésta lleve un ropaje tan lamentable que le cree el desamor.

Caemos así en ciertos extremos del utilitarismo que han llegado algunos manuales sajones, llenos de espesas arengas para la acción y de narraciones que, de sencillas, pasan a simples. Olvidamos al primer maestro de nuestra América, a noble José Enrique Rodó, que nos pedía apacentar “con gracia”, las almas que son eso: la gracia. Tendencias prácticas empiezan a dirigir la enseñanza en nuestro Continente. Estoy con ellas en todo lo que tienen de salvadora sensatez para nuestra vida económica, Más suelen exagerarse esas tendencias en forma dañina: van hacia un torpe desprecio de los altos valores espirituales en la escuela. El maestro verdadero tendrá siempre algo de artista: no podemos aceptar esa especie de “jefe de faenas” o de “capataz de hacienda”, en que algunos quieren convertir al conductor de espíritus.

En cuanto a lo tercero, a la amenidad, creo que hay ya demasiado hastío en la pedagoga seca, fría y muerta, que es la nuestra.

Tal vez esa falta de alegría que todos advierten un nuestra raza, venga en parte de la escuela-madrastra que hemos tenido en muchos años. El niño llega con gozo a nuestras manos, pero las lecciones sin espíritu y sin frescura que casi siempre recibe, van empañándole el gozo y volviéndole el joven o la muchacha fatigados, llenos de un desamor hacia el estudio que viene a ser lógico. Hacemos del estudio lo que algunos hacen de la libertad: una Gorgona en vez de un dios afable: Hombres sin agilidad de espíritu, sin imaginación para colorear un relato y sin esa alegría que se hace en el individuo por la riqueza y la armonía de su facultades, han sido generalmente nuestros maestros.

Muchos trozos de índole moral he encontrado en mis lecturas que no he querido aprovechar para este libro, a pesar de la firma ilustre. La enseñanza no era dada con amenidad, con esa fluidez con que se enseña Tagore ni con esa ternura traspasada de encanto que tiene la prosa de Carlos Luis Phillipi. La odiosa sequedad de muchos moralistas defrauda su deseo de mejorar el mundo… La juventud, esa agua viva, no puede amar al que tiene en la lengua viva la palabra muerta.

VI. Gratitud. Ha sido para la pequeña maestra chilena una honra servir por un tiempo a un gobierno extranjero que se hecho respetable en el Continente por un a labor constructiva de educación tan enorme, que sólo tiene paralelo digno en la del gran Sarmiento. No doy a las comisiones oficiales valor sino por la mano que las otorga, y he trabajado con complacencia bajo el ministerio de un Secretario de estado cuya capacidad, por extraña excepción en los hábitos políticos de nuestra América, está a la altura de su elevado rango, y sobre todo de un hombre al cual las juventudes de nuestros países empiezan a señalar como al pensador de la raza que ha sido capaz de una acción cívica tan valiosa como su pensamiento filosófico. Será en mí siempre un sereno orgullo haber recibido de la mano del licenciado José Vasconcelos, el don de una Escuela en México y la ocasión de escribir para las mujeres de mi sangre en el único periodo de descanso que he tenido.

La recopiladora


[1] Reeditado en 1988, Gabriela Mistral, Lecturas para mujeres, SEP, México 2ª reimpresión, 1988, 496 págs.

:.

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 2:17 pm

A %d blogueros les gusta esto: