Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

E.11 Juana Rouco Buela, “La Costurerita”, Mis Proclamas, 1924

:.

Juana Rouco Buela, “La Costurerita”, Mis Proclamas, 1924

[Texto seleccionado por Rosario Galo Moya]

:.

La costurerita, es una infatigable muchacha del trabajo que todos conocen: es la obrera pálida y macilenta, que sentada tras su máquina de coser pasa las horas interminables del día con sus pies sobre el pedal, para ganarse el mísero sustento. Su tarea pesada y abrumadora, desgasta y aniquila su cuerpo endeble. La niña que ayer conocimos, fuerte y robusta, se convierte en la jóven anémica y demacrada que apenas tiene fuerza para ir tirando del pesado carro de la vida.

Sus hermanos, pequeños y débiles criaturitas que el dolor y la miseria debilitó sus tiernos cuerpecitos, reclaman de ella, de la hermana mayor, el sustento, que ha de servir para alimentar malamente sus cuerpos.

Y allí, en la pequeña y antihigiénica vivienda, en un lóbrego rincón del conventillo vive la costurerita; en el hogar pobre y desmantelado, donde su pobre madre, con amor y cariño maternal, trata de amortiguar su pesada tarea. Todos los dias se la ve con un pesado atado de costura, dirijirse en  direccion al Rejistro, a la Tienda, donde a cambio de su trabajo realizado durante un día de infatigable labor, le dan unos cuantos centavos, que no representan ni la cuarta parte del valor y del esfuerzo realizado por la débil y pálida costurerita.

Es de esta manera que el monstruo capitalista clava sus garras felinas sobre el cuerpo de esas hijas del trabajo; es de ésta manera, que despues de ser explotadas y aniquiladas con excesivas y abrumadoras horas de trabajo, robándoles su sudor, amparado por la ley que defiende el robo mas descarado, el patron y el gerente, el cortador y todos los buitres que pervierten su alma y llenan sus arcas de oro a costa de la ignorancia y pasividad de estas hijas del trabajo, se consideran con el derecho de manosearlas, de hacerles proposiciones indignas y vergonzosas, de comprar y corromper sus cuerpos con la lascivia de sus almas dejeneradas, que no piensan ni por un momento el daño enorme que producen, al intentar que la joven costurerita, si quiere llevar pan a su hogar, si quiere hacer calmar el débil grito de sus pequeños hermanos, no ha de ser unicamente sacrificando sus fuerzas y entregando su sudor a los dueños del oro, sino, que ha de entregarles tambien su cuerpo, su rostro angelical, y la pureza de su alma la marchitan, la mayoría de las veces, los que se consideran dueños de todo. Y sin escrúpulos del mal cometido, transforman el débil capullo de una flor en la rosa deshojada y sin perfume, sacada violentamente del jardin de su niñez, para ser arrojada en los brazos de la corrupcion y del vicio.

Este es el final de una enorme cantidad de muchachitas que atraviesan la gran urbe diariamente con un atado de costura bajo el brazo, expuestas a pervertirse en el mas minimo descuido, con la influencia de una atmósfera asaz corrompida.

Es hora ya y el momento es culminante, que nos invita a que nos ocupemos de elevar a la mujer, que nos interesemos en crear en estas hijas del trabajo, en nuestras hermanas, en nuestras compañeras, en nuestras hijas, un criterio elevado y una conciencia recta para que puedan defenderse del enorme peligro que continuamente las acecha y las amenaza.

Y vosotras, jóvenes, niñas que recien empezais el camino tortuoso de la vida, que vuestro rostro glacial y alegre empieza a sonreir, que vuestro cuerpo tierno y aun fragante empieza a tomar forma, pensad y meditad bien éstas líneas, y vereis que tambien vosotras teneis el deber de formar parte de la gran falange de proletarios que se rebelan contra el réjimen existente.

Venid, hijas del pueblo, costureritas hermanas mías, venid a elevar vuestra mentalidad; venid, unid vuestra protesta de jóvenes explotadas junto a la mía, de otras y de otras muchas, mujeres libres y rebeldes. Y así, todas juntas,  podremos de una vez libertarnos de este réjimen de oprobio y de tiranía.

¡A luchar, pues, que la lucha dignifica y liberta!

:.

Anuncios

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 1:06 pm

A %d blogueros les gusta esto: