Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

E.4 Rosario de Acuña, “A los críticos”, La Voz de la Mujer, 8 de enero de 1896

:.

Rosario de Acuña, “A los críticos”, La Voz de la Mujer, 8 de enero de 1896

[Texto rescatado y seleccionado por Marisa Muñoz y Liliana Vela]

:.

Para que se vea que no sólo nosotras, sino muchas más, comprenden el triste estado y pésima condición de la mujer insertamos:

“¿Cómo pues sintiendo en mí algo de Águila había de pasar tan hondas, monstruosas y sangrientas iniquidades, sin hundir mis garras en ellas, y sin agitar mi vuelo en derredor para que se disipe en lo posible, el aire pestilente que envenena las almas de las desgraciadas mujeres?”

“De esas mujeres bárbara y miserablemente presas por las leyes arbitrarias y costumbres en pugna con los principios de la pura moral; INSPIRADAS Y PROTEGIDAS POR SECTAS FARISAICAS que, nombrándose pomposamente emancipadoras de la mujer, no intentan otra cosa que sumirla en la mansedumbre y resignación de los siervos; anulando su voluntad con torpes halagos; embruteciendo su entendimiento con viles concesiones; empequeñeciendo su espíritu con groseros artificios, llevando sus aspiraciones hacia todo lo mísero, lo vano, lo inútil, y haciéndola temer o despreciar lo positivo, lo beneficioso; entregándola al hombre no como su compañera, sino como su hembra, y para mayor escarnio ¡recomendándole la consideración hacia ella! ¡Cómo si en un concubinato, y lo es la unión de dos almas desemejantes, pudiera haber otra cosa que tirano y sierva!

Condición real del alma de la mujer en manos de esos reyes del autoritarismo, los cuales no cesan en sus propósitos, hasta no rendirla sumisa y dócil como torpe bestia, en una conformidad sin límites, inagotable, que la entrega indefensa, y lo que es más horrible, satisfecha, al soberbio amor propio del hombre, sin dejar otro medio de apelación a los ultrajes que recibe, que una astucia de culebra, y el envilecimiento de ciertas venganzas!

¡Oh! Que no le fuera dado a mi voluntad el poder de emitir una voz tan penetrante como dicen que será la de la trompeta apocalíptica, para que a sus voces, se levantasen los cadáveres de las almas femeninas y aunque fuera desgarradas y corruptas se alzasen en impotente muchedumbre, reclamando justicia ante la conciencia universal.

ROSARIO DE ACUÑA

:.

la-voz-de-la-mujer

Revista La voz de La mujer, Año I, N|° 1, Buenos Aires, 8 de Enero de 1896, reproducción de cubierta, original perdido, facsimil microfilmado, Archivo Cedinci. – Fuente: http://www.casadelbicentenario.gob.ar/cdmujeres/contenido/vida-publica/vida_publica_publicaciones_galeria.html

:.

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 12:50 pm

A %d blogueros les gusta esto: