Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

E.1 Editoras de La Voz de la Mujer, “Nuestros propósitos”, La Voz de la Mujer, 8 de enero de 1896

:.

Editoras de La Voz de la Mujer, “Nuestros propósitos”,[1] La Voz de la Mujer, 8 de enero de 1896

[Texto rescatado y seleccionado por Marisa Muñoz y Liliana Vela]

:.

COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS ¡SALUD!

Y bien: hastiadas ya de tanto y tanto llanto y miseria, hastiadas del eterno y desconsolador cuadro que nos ofrecen nuestros desgraciados hijos, los tiernos pedazos de nuestro corazón, hastiadas de pedir y suplicar, de ser el juguete, el objeto de los placeres de nuestros infames explotadores o de viles esposos, hemos decidido levantar nuestra voz en el concierto social y exigir, exigir decimos, nuestra parte de placeres en el banquete de la vida.

Largas veladas de trabajo y padecimientos, negros y horrorosos días sin pan han pesado sobre nosotras, y ha sido necesario que sintiésemos el grito seco y desgarrante de nuestros hambrientos hijos, para que hastiadas ya de tanta miseria y padecimiento, nos decidiésemos a dejar oír nuestra voz, no ya en forma de lamento ni suplicante querella, sino en vibrante y enérgica demanda. Todo es de todos.

Hasta ayer hemos suplicado a un Dios, a una virgen y otro santo no menos imaginario el uno que el otro, y cuando llenas de confianza hemos acudido a pedir un mendrugo para nuestros hijos, ¿sabéis lo que hemos hallado? La mirada lasciva y lujuriosa del que anhelando cambiar de continuo el objeto de sus impuros placeres, nos ofrecía con insinuante y artera voz un cambio, un negocio, un billete de banco con que tapar la desnudez de nuestro cuerpo, sin más obligación que la de prestarles el mismo.

Marchamos más adelante, siempre confiadas y con la esperanza puesta en Dios y en los cielos, y después de haber tropezado y caído por no mirar por donde mirábamos y mientras fijábamos nuestra anhelante mirad en los cielos, ¿sabéis lo que encontramos? Lascivia y brutal impureza, corrupción y cieno y una nueva ocasión de vender nuestros flacos y macilentos cuerpos. Volvimos atrás nuestros ojos, ¡secos sí, muy secos ya! y allá, a lo lejos, en lontananza, casi vimos a nuestros hijos, pálidos, débiles y enfermizos… y la brisa caliginosa ya, nos traía la eterna melodía del pan. ¡Mamá, pan por dios! Y entonces comprendimos porqué se cae… porqué se mata y porqué se roba (léase se expropia).

Y fue entonces también, que desconocimos a ese Dios y comprendimos cuán falsa es su existencia; en suma, que no existe.

Fue entonces que compadecimos a nuestras caídas y desgraciadas compañeras: Entonces quisimos romper con todas las preocupaciones y absurdas trabas, con esa cadena impía cuyos eslabones son más gruesos que nuestros cuerpos. Comprendimos que teníamos un enemigo más poderoso en la sociedad actual y fue entonces también que mirando a nuestro alrededor, vimos muchos de nuestros compañeros luchando contra la tal sociedad; y como comprendimos que ése era también nuestro enemigo. Decidimos ir con ellos en contra del común enemigo, mas como no queríamos depender de nadie, alzamos nosotras también un girón del rojo estandarte; salimos a la lucha… sin Dios y sin jefe.

He aquí, queridas compañeras, el porqué de nuestro periódico, no nuestro sino de todos, y he aquí, también, porqué nos declaramos COMUNISTAS ANÁRQUICAS proclamando el derecho a la vida, o sea igualdad y libertad.

 


[1] “Del Periódico Comunista-Anárquico Nuestros propósitos, dirección de J. Calvo, a cualquier periódico Anárquico en curso de publicación”, en La Voz De La Mujer, Num.1, año 1, Buenos Aires, Enero 8 de 1896.

:.

la-voz-de-la-mujer

Revista La voz de La mujer, Año I, N|° 1, Buenos Aires, 8 de Enero de 1896, reproducción de cubierta, original perdido, facsimil microfilmado, Archivo Cedinci. – Fuente: http://www.casadelbicentenario.gob.ar/cdmujeres/contenido/vida-publica/vida_publica_publicaciones_galeria.html

Bolten-y-compañeras

Virginia Bolten, editora de La voz de la mujer, y compañeras
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/9-10516-2007-10-03.html

:.

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 12:44 pm

A %d blogueros les gusta esto: