Ideas feministas de Nuestra América

╰♀╮ ╰♀╮

B.2 María Josefa Guelberdi, “La mexicana independiente”, 1821

:.

María Josefa Guelberdi, “La mexicana independiente”,[1] 1821

[Texto proporcionado por Eulalia Eligio González]

:.

Si estamos yá en los tiempos ilustrados en que todos pueden manifestar sus ideas: Si todos escriben lo que les parece, lo que quieren, lo que saben ó lo que pueden: Si el fastuoso dia del juramento de nuestra feliz independencia dá mérito para que lo aplauda el sabio, el ignorante, el rico, el pobre, el niño, el viejo, el noble y el plebeyo, porque todos nacen con su filosofía natural, no sé por qué causa solo los hombres hayan de tener permiso para escribir, discurrir y filosofar, y no lo puedan hacer las mugeres, á quienes el cielo les concedió, como á todo viviente, sus dos dedos de frente en la cabeza. Tú dirás luego que agarres en tu mano este papel, que ha sido una desvergüenza pura, truanada sólida y filosofía insolente de una picarona, meterse á Poeta para hacer burla y gresca de las gentes sensatas. Yo te diré que tienes razón como soy cristiana. Dirás también que mis versos, tal cual ellos son, no tienen locusion graciosa, novedad sensible, ni doctrina deleitable, y yo te responderé que no hay que hacer ascos, por que no es mas limpio y relamido el Indio independiente que puso su vanidad en las imprentas. Dirás últimamente, que mejor me estaria estar con mi almohadilla que platicar con las Musas: que por ganar dinero he salido con ese papelucho, y yo te responderé en cuanto á lo primero, que no sabiendo tú cual de las dos cosas me será más favorable para la conservación de mi vida, es hablar á tientas; y por lo que toca á lo segundo, si utilizare algunas monedas, que me haga buen provecho, y si te parece mal que de este modo gane mi vida, ahórcame que á mí se me da poco cuidado de la tuya. Cuida de la que el cielo te concede y dejame llevar la mia donde se antojare. Vamos viviendo sin añadir pesadumbres: bastantes tenemos con los petardos que cada dia nos juega nuestra naturaleza. Vivamos en paz, y dejemos vivir á todo el mundo sin meternos en sus pensamientos, palabras y obras. Si mi papel no fuere de tu agrado, á mi me servirá de complacencia haberte pegado el chasco por la corta cantidad de medio real que sacaste de tu bolsillo para comprarlo. Y pues ya esto no tiene remedio, ármate de paciencia, para leer los disparates que sigue.

Dulce patria adorada
de una hija tuya tiernamente amada,
escucha atentamente
esta mi pobre musa balbuciente
conque pretendo ansiosa
darte mil parabienes presurosa.

No ha mucho que llorabas
tu libertad perdida y no cantabas:
con fiero barbarismo
te dominaba el duro despotismo,
sin tener el consuelo
de levantar tus ojos ácia el cielo

Mirabas el ultraje
con que te atormentaba el espionaje:
la acción mas inocente
se castigaba tan severamente,
que eran pequeñas penas
las cárceles, sepáros y cadenas.

Tus hijos afligidos,
y de tantas desgracias combatidos,
aun no tenian aliento
de quejarse en el potro del tormento:
si un suspiro se daba
por un delito atroz se reputaba.

Mas aquel Dios clemente,
en todo grande, en todo omnipotente,
el consuelo te ha dado
cuando tu menos lo tenias pensado,
sumergiendo severo
en el mar al caballo y caballero.

Se dolió de tus penas,
y te quitó los grillos y cadenas
que tanto te oprimian,
y en que tus hijos con dolor gemian;
pues con mano clemente
te he hecho libre, dichosa, independiente.

Y como al Israëlita
su piedad portentosa é infinita
le dió un Moisés valiente
que libertó á su Pueblo diligente,
á tí tambien te ha dado
un Varon que tu pueblo ha libertado.

Proclamada en Iguala
tu Independencia, tanto se propala
que todo el Reino Indiano
se tituló absoluto y soberano,
fijando en su memoria
de esa época feliz dia de tal gloria.

El Ibero espantado
de tu valor, huyendo amedrentado,
contemplando su ruina
aun con la senda del temor no atina,
viendo que fué posible
lo que siempre pensó que era imposible.

Tus águilas triunfantes
cercan la Capital, donde poco antes
se habian atrincherado
los enemigos de tu actual estado;
mas lograste con gloria
la posesión, el triunfo y la victoria.

Desde este feliz dia
en que tu vasta, excelsa Monarquia,
restauró con nobleza
de ánimo generoso, su grandeza,
todo es gusto y dulzura,
no hay pesar, no hay dolor, no hay amargura.

Llegóse el venturoso
veinte y siete de Octubre, dia glorioso
que en la historia profana
época hará de la Nacion Indiana;
pues con magnificencia
juró su suspirada independencia.

México se alborota:
El cielo en densas nubes se encapota
Para turbar prolijo
nuestro gusto, contento y regocijo,
y todas las estrellas
ocultaron tambien sus luces bellas.

Con gozo peregrino,
obra sin dada del poder divino,
europeo y mexicano
se ven darse de paz palabra y mano,
cuya accion tanto brilla,
que es del mundo novena maravilla.

Todos juntos andaban,
con placentera union se saludaban:
ondeaban como espumas
con tricolor liston frondosas plumas,
que al aire tremolaban
y las tres garantias significaban.

Yo que todo notaba,
al Dios eterno gracias mil le daba,
y bendecia gustosa
su benéfica mano poderosa,
que con brillante anhelo
bendijo nuestra unión, paz y consuelo.

Europeos  generosos
desechad el temor, vivid gustosos
entre los mexicanos
que os estiman y quieren como hermanos:
descansad en sus brazos
que son de su amistad eternos lazos

Vivid, vivid sin pena,
tranquilizaos y en vuestra faz serena
admire el mundo entero
el amor permanente y verdadero
con que se aman ufanos
los Europeos y los Americanos

Esto ufana cantaba,
y alegremente me regocijaba:
cuando á la Patria mia
en rudos toscos metros aplaudia,
escribiendo mi mano
que viva el Europeo, y el Mexicano.


[1] Imprenta de Ontiveros, Ciudad de México, año de 1821. Folleto ubicado en: Biblioteca Nacional de México, archivo reservado, RLAF 260LAF. Este escrito de doña María Josefa Guelberdi ha sido citado por Patricia Galeana y otras historiadoras de la época de la Independencia mexicana; no obstante, de su autora se sabe muy poco, casi únicamente que era mexicana y probablemente una mestiza culta.

:.

Written by Ideas feministas de Nuestra América

agosto 1, 2011 a 11:12 am

A %d blogueros les gusta esto: